Ciudad de México .- Las cárceles municipales en México son usadas con fines para los cuales no fueron concebidas, violando los derechos de las personas internadas, advirtió la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Al emitir la recomendación general 28, el organismo recalcó que la Constitución establece que en las cárceles municipales sólo deben ingresar aquellas personas que hayan cometido una falta administrativa y no quienes son procesados o sentenciados penalmente.

Sin embargo, en una encuesta realizada en las 91 prisiones de este tipo que hay en el País, la CNDH corroboró que sólo tres funcionan de esa manera.

En 68 había procesados y sentenciados, en tres únicamente sentenciados y en 16 sólo procesados, mientras que en 14 había internos por faltas administrativas junto con procesados y sentenciados.

Además, más del 60 por ciento de la población total interna en cárceles municipales, a mayo de 2016, eran presos sin condena, esto es 2 mil 531 personas de las 4 mil 27 encarceladas.

La CNDH agregó que la carencia de servicios en estas prisiones inhibe el objetivo principal, que es lograr la reinserción social de los internos, además de que desde 2008 el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura ha advertido que no ofrecen condiciones de vida digna, segura y respetuosa de los derechos humanos.

"Es necesario llevar a cabo las acciones que se requieran ante el Poder Judicial respectivo a efecto de que los internos procesados y sentenciados que se encuentran actualmente recluidos en cárceles municipales sean trasladados a los establecimientos penitenciarios estatales más cercanos a su domicilio", estableció la CNDH en la recomendación general.

Reforma