LA VOZ EN CORTO

Octavio Rodríguez Pasquel Bravo

El Padre Helkin Enríquez Báez del que no soy feligrés pero si su

amigo, nos habla de este hecho lamentable, de la no venganza, del perdón, de la misericordia, de paz y justicia, valores de conciencia y me parece que habla con gran sensibilidad. De manera muy parecida nos dice la socióloga y profesora Gabriela Cabrera que el vacío de poder es responsable de la ira de ciertos habitantes de Zongolica, que imagino algunos deben estar arrepentidos de tan cruel acción.

La fotografía

La fotografía que aparece en este diario, que cada vez nos informa mejor, como alguien dijo “una imagen vale más que mil palabras”, se ve individuo idiotizado, posiblemente drogado, pero un ser humano que es producto de la descomposición social del País. Además, la socióloga bien lo apunta lo amparaba el artículo 17 de la Constitución, era un presunto culpable.

Estos linchamientos ya se han dado en otras partes como en el Estado de México, a veces en contra de personas inocentes. A finales de los 60’ en el siglo pasado en el estado de Puebla, en un poblado llamado Canoa, asesinaron a un grupo de jóvenes Alpinistas calificándolos de comunistas, incitados por un sacerdote católico.

Hay película sobre estos hechos. Si Helkin hubiera vivido en esa época y ejerciera en esa Iglesia, seguro que no habrían sido sacrificados. La pena de muerte en un acierto de nuestro País está abolida.

En peligro de vida la legitima defensa nuestra ley y nuestra conciencia la permite. La ira ejercida desde el poder por una persona es una cobardía, y en este caso multitudinariamente desde el anonimato es aún peor.

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quienlos escribe, además de queno representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz