Nos quieren engañar otra vez. Nos quieren hacer creer que ya lo empató. Quieren que nos desilusionemos y abandonemos la justa lucha del pueblo mexicano por acabar con la “casta divina” que gobierna para sus intereses. Con el respeto que merece como mujer y mexicana, debo decir que Margarita Zavala, al igual que lo hizo el ex presidente Felipe Calderón (y Fox) representan a la burguesía (derechista) que ha gobernado para una élite que concentra el 87.6% de la riqueza nacional. Fox y Calderón fueron el “relevo simulado” del PRI, para justificarse a nivel internacional.

Justificar supuesta alternancia de partidos en el gobierno nacional. Fue una trampa a los mexicanos y…caímos redonditos. Ahora ante el fracaso del pupilo Peña Nieto, intentarán, nuevamente una maniobra para que: “perdiendo el PRI el poder nacional, lo recuperen con Margarita y el PAN”.

La estrategia es muy clara y hay que entenderla con atención. Se trata de perder ganando. Ya lo hicieron con Fox que le decía sus cosas al PRI, de “dientes para fuera”, pero todo ello era (fue) simulado. Al final Fox gobernó igual que el PRI y no les causó ningún daño. Con la actual estrategia, puesta en marcha de querer posicionar de la noche a la mañana a Margarita, se aprecia la urgencia de preparar el relevo que no ponga en peligro el sistema de gobierno de los ricos y millonarios que se asientan en lugares estratégicos del país.

Aquí mismo en Orizaba, al ciudadano lo explota el grupo de millonarios que son propietarios de plazas comerciales, negocios y cientos de camiones de pasaje. Millonarios que pagan salarios de hambre sin prestaciones laborales. Esos son los que apoyarán a Margarita y al PAN, tras de ella, Felipe Calderón, el que le compró el avión presidencial a Peña Nieto para que lo estrenara.

El avión que costó 750 millones de pesos, dinero que bien pudo haber alcanzado para hacer 100 mil casas de interés social para los trabajadores que pagan renta o, construir 100 hospitales generales, equipados y con personal suficiente. Con ese dinero se pudo hacer la refinería que nunca construyó y que hubiera abaratado el precio de la gasolina a 8 pesos, a la vez que hubiera creado 5 mil empleos técnicos para su operación.

Pero no se hizo, prefirió pagar los 750 millones de pesos a la empresa norteamericana Boeing para la construcción y equipamiento del avión presidencial, con cupo para 280 pasajeros, 15 baños, 4 comedores y una tripulación de 23 personas. Con un costo por tanque de turbosina (panza del avión) de un millón de pesos, por cada 5 horas de vuelo.

El último viaje largo a Londres tardó 17 horas, directo sin escalas, para mayor comodidad, a todo lujo (ahora hagan sus cuentas). Por ello les avisamos, paisanos, Margarita nunca ha luchado en las calles, en marchas enfrentando la policía y sus esbirros. Nunca ha luchado junto a obreros despedidos, madres y padres de desaparecidos o estudiantes universitarios golpeados por encapuchados, por protestar en favor de jubilados y pensionados. Ella come tres veces al día, no una como lo hacen cientos de mexicanos. Su ropa es de diseñador internacional no del tianguis de Fortín. Nos quieren dar gato por liebre. Mi respeto a la mujer que es, pero mi crítica es por quererla comparar con la lucha que desde hace 25 años sostiene López Obrador, junto al pueblo y contra el régimen, del que ella forma parte.


Jorge Tapia Ortega


Administrador Público (BUAP). Defensor de Derechos Humanos. Integrante del CECDMO.


Los comentarios y puntos de vista expresados en esta página son cortesía y responsabilidad de quien los escribe, además de que no representan necesariamente el punto de vista de Sociedad Editora Arróniz