Berlín.- Asociaciones de protección al consumidor demandaron hoy que el consorcio Volkswagen pague indemnizaciones a los alemanes que compraron automóviles a diesel, cuyo software fue manipulado para que alterara el nivel de emisiones de gases contaminantes.

El director de la Asociación Federal de Centrales de Protección al Consumidor, Klaus Müller, formuló esta exigencia luego de conocer los elevados pagos que deberá hacer la automotriz en Estados Unidos, lo cual demuestra que el sistema legal de ese país no tolera fraudes ni trucos.

De acuerdo con informaciones procedentes de San Francisco, California, Volkswagen tendrá que desembolsar una suma mayor de la que había previsto. Los pagos que le esperan en Estados Unidos son de un monto de 14 mil 700 millones de dólares.

Esa cifra abarca la indemnización a los consumidores que defraudó, las multas impuestas por las autoridades estadunidenses, así como la corrección de la manipulación que llevó a cabo en muchos de sus autos diesel para que no midieran el volumen real de emisiones que producen.

Las informaciones proceden de San Francisco, California, y están asentadas en documentos que demandantes dieron a conocer a la prensa, según medios de comunicación locales.

El consorcio se niega hasta ahora a pagar indemnizaciones a consumidores alemanes.

Müller dijo que al parecer en Alemania los consumidores son de segunda clase, debido a la reacción de Volkswagen a las demandas en el país europeo.

La Asociación Federal de Centrales de Protección al Consumidor manifestó este martes que el gobierno alemán debe hacer suya la causa de los consumidores del país, para que estos sean indemnizados en forma adecuada.

El año pasado, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos reveló que cerca de 500 mil vehículos a diesel de Volkswagen y Audi contenían un software manipulado para que -al ser sometido a una prueba de contaminantes- emitiera niveles menores a los reales.

Por este fraude, reconocido posteriormente por el consorcio alemán, los automóviles accedían a una certificación ecológica en Estados Unidos.

Notimex

Foto. EFE