Moscú, Rusia .- Un hombre ha tomado varios rehenes en un banco céntrico de Moscú y amenaza con provocar una explosión, informó un portavoz de la Policía local.

"Dijo que no tiene nada contra la gente del banco, pero contra el banco sí. Seguidamente, aseguró que no se propone robar el banco, sino tomarlo y exigió negociaciones con la Policía", relató una fuente de los elementos de seguridad en la escena a la agencia Interfax.

Son cuatro los rehenes que tomó el hombre, cuya identidad todavía no ha sido revelada, dentro de la sucursal de Citibank. Se ha señalado que los cuatro son empleados del banco.

El hombre, informó un testigo, tiene un supuesto explosivo colgado del cuello y amenaza con detonarlo.

Tras entablar el diálogo, el hombre liberó a dos de los cuatro rehenes que tenía cautivas, uno de estos es una mujer embarazada, según medios locales.

Según los mismos medios, el asaltante, quien estiman que tiene entre 50 y 55 años, podría ser un empresario local en dificultades financieras debido a las deudas contraídas con los bancos.

La Policía acordonó la calle Bosháya Nikítskaya, donde se encuentra el banco, y el jefe de la Policía de la ciudad, Anatoli Yakunin se presentó para la mediación con el asaltante.

También están presentes miembros de la Unidad de Fuerzas Especiales del Ministerio del Interior, y el Comité de Instrucción de Rusia ha incoado un caso penal por secuestro de rehenes.

Desde el 2014 el país entró en recesión y el poder adquisitivo de los rusos se ha reducido de manera considerable.

Rusos que tenían ahorros en divisas perdieron mucho dinero debido a la depreciación del rublo, que ha perdido gran parte de su valor en los últimos tres años.

Reforma