Medellín (Colombia).- El ciclo político de América Latina en 2018 preocupa a los economistas por ser un año electoral en varios países de la región, lo que puede impactar en las decisiones estratégicas, dijo hoy Gerardo Hernández, codirector del Banco de la República (autoridad monetaria) de Colombia.

"Preocupa el ciclo político; el 75 % de la población de América Latina el año entrante va a ir a elecciones", aseguró Hernández al intervenir en el Foro Económico Sectorial de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) celebrado en Medellín.

El año próximo habrá elecciones presidenciales en grandes economías de la región, como Brasil, México y Colombia, pero también en Costa Rica, Paraguay y Venezuela, a las que hay que sumar las de Chile, cuya primera vuelta se celebra este mes.

"Hay sin lugar a dudas una preocupación porque todos estamos pensando que necesitamos crecer más pero para eso necesitamos unas reformas de orden estructural y muchas veces eso no es lo que quieren oír los electores", afirmó.

En el foro, organizado por la regional de Camacol del departamento de Antioquia (noroeste), Hernández añadió que las reformas estructurales requieren de tiempo y esfuerzos y lo que el electorado quiere de los candidatos presidenciales son "soluciones con efectos de corto plazo".

"Es un elemento que está preocupando de manera importante a todos los inversionistas", añadió el codirector de la autoridad monetaria colombiana.

A eso hay que agregar que "los países de América Latina no tienen la misma fortaleza en caso de una coyuntura externa menos benévola", indicó.

Hernández se refirió también a las perspectivas de crecimiento económico el año próximo de los países latinoamericanos, entre los cuales destaca Perú, con el 3,9 %, tras el 2,7 % esperado para este año, según proyecciones de septiembre del Latin American Consensus Forecast.

"En Perú parece que va a haber un rebote", afirmó el economista del Banco de la República.

Le siguen Bolivia (3,8 %) tras el 4,0 % previsto para 2017, y Paraguay (3,7 %), también dos décimas menos que este año.

Para Brasil se pronostica una expansión del 2,2 % tras el 0,6 % de 2017, mientras que Argentina puede subir del 2,6 al 2,9 %, y México del 2,1 al 2,2 %.

Para Colombia, que se espera que este año crezca alrededor del 1,8 %, el 2018 se presenta más favorable, con una proyección del 2,7 %, "aunque hay una preocupación" porque lo ideal sería "que el crecimiento fuera más rápido".

"Las proyecciones (del Banco de la República) están del orden del 2,7 %", afirmó Hernández, quien sin embargo añadió que ese ritmo "no es suficiente para lo que necesita un país como Colombia".

Sobre Venezuela, puede reducir la contracción económica del -7,6 % de este año al -2,7 % en 2018.

"Cualquier mejora en la economía venezolana sin lugar a dudas sería benéfica para la economía colombiana", manifestó al referirse al impacto negativo que la crisis de ese país ha tenido en las exportaciones colombianas. EFE