Tokio.- Uniformes de enfermero o camarero hechos a medida o a través de una impresión en 3D sobre la carcasa del robot son lo último en personalización para el popular Pepper, el androide con el que cuentan ya más de 1.000 empresas en Japón.

Más de una treintena de compañías participan en el Pepper World 2016 Summer en Tokio, en el que desde hoy presentan nuevas aplicaciones para el "Pepper for Biz", el modelo para empresas comercializado por el gigante de las telecomunicaciones Softbank.

El autómata de 120 centímetros de altura, caracterizado por su figura curvilínea, un brillante color blanco y unos ojos de enormes pupilas negras, es el primero fabricado en serie capaz de comunicarse e interpretar emociones humanas y es mundialmente conocido en su faceta de dependiente.

Desde hace dos año trabaja en locales de Nescafé y Softbank en el país asiático, así como en concesionarios Nissan, en al menos once sucursales del banco Mizuho, y en comercios y cadenas locales.

Además, en mayo Softbank y MasterCard anunciaron que Pepper será quien procese los pagos en establecimientos de la cadena Pizza Hut en Asia a partir de finales de año, a través del uso del monedero digital MasterPass, que permite a los usuarios que han vinculado su tarjeta de crédito pagar a través de una "app" o un código QR.

Con Pepper cada vez más integrado en el desempeño profesional de sus funciones, el gigante de las comunicaciones ha considerado que es hora de dotar al robot de más frescura.

Así surgió la idea de poner en marcha el servicio "Pepper Robot Decoration", que a partir de agosto permitirá a las empresas dar un toque personal a sus empleados humanoides dotándolos de un uniforme.

"Decidimos crear este servicio porque era algo que demandaban los clientes que ya poseen a Pepper", explica a Efe Daisuke Nakanishi, de Softbank Robotics, quien asegura que ya tienen entre 100 y 200 clientes interesados.

La compañía Robo-Uni de Fukuoka (sudoeste) propone ataviar a Pepper con trajes de tela hechos a medida, ya sean de enfermero o camarero (pajarita incluida); mientras que la empresa especializada en servicios en tres dimensiones iJet sugiere imprimir llamativas carcasas que permiten incluso personalizar el rostro del robot.

Añadirle un bigote francés, como buen sumiller, unas gafas que le aporten un look más entrañable o unos llamativos coloretes rosas son algunas de las opciones que ofrecen.

Además de estas llamativas propuestas, el Pepper World 2016 Summer ha permitido conocer nuevas aplicaciones para el androide.

Un ejemplo es la "app" desarrollada por la empresa Payke, que permite a Pepper leer códigos de barras de productos y mostrar información sobre ellos en inglés y chino, otra de las novedades del "Pepper for Biz", que hasta ahora únicamente trabajada en japonés.

"Es muy útil para turistas que no saben leer japonés pero quieren saber qué compran", cuenta a Efe Keisuke Furuta, CEO de la compañía.

Otras empresas como Joysound se han centrado en la creación de "apps" orientadas al sector de la tercera edad, con aplicaciones que permiten a Pepper conversar con ellos, y algunas como G-angle lo ha hecho en el de la seguridad.

Con su aplicación "Dokodemo Security" (Seguridad, esté donde esté), Pepper envía un correo electrónico de alerta si detecta movimiento inusual como apertura de puertas o ventanas y ruidos.

Estas compañías esperan engrosar su lista de clientes en los dos días que dura el evento, por el que pasarán unos 24.000 visitantes, según estimaciones de los organizadores.

Se trata de una buena oportunidad también para Softbank Robotics a la hora de expandir su producto estrella, que ya está en manos de más de un millar de compañías, y agotando todas sus existencias para su versión para particulares.

Aunque la política del conglomerado prohíbe revelar datos sobre las ventas de sus modelos para empresas la compañía ha hecho público que comercializa unas 1.000 unidades al mes del Pepper de uso doméstico.

El precio base del robot, que salió a la venta para hogares en junio de 2015 en medio de un enorme expectación, es de 198.000 yenes (1.675 euros/1.850 dólares).

Desde su lanzamiento se han vendido aproximadamente unos 12.000 Peppers, lo que podría haber hecho que Softbank haya facturado unos 2.376 millones de yenes (20 millones de euros/22 millones de dólares) gracias solo la venta de Pepper.

A esta cantidad habría que añadir los ingresos que le reporta el plan básico opcional que da acceso a los usuarios a una base de datos en la nube y a la tienda de aplicaciones por una cuota mensual de 14.800 yenes (126 euros/140 dólares), y que las empresas pueden alquilar por 55.000 yenes mensuales (465 euros/513 dólares).

EFE