Teherán.- Los Guardianes de la Revolución de Irán vincularon hoy a Estados Unidos y a Arabia Saudí con los atentados reivindicados por el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Teherán, que causaron al menos doce muertos.

En un comunicado, este cuerpo militar iraní de elite indicó que los ataques se registraron después de la reciente reunión en Riad del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con "uno de los gobiernos reaccionarios (el saudí) que siempre ha apoyado a los terroristas takfiríes".

"La opinión pública (...) considera esto muy significativo y la reivindicación del EI como una muestra de que (Washington y Riad) estuvieron implicados en este acto brutal" que tuvo como blanco el Parlamento y el mausoleo del imán Jomeiní, agrega la nota.

Los Guardianes de la Revolución advirtieron de que "no dejaran sin venganza el derramamiento de sangre inocente" y que no descansarán ningún instante en su lucha contra el terrorismo.

El cuerpo de elite indicó asimismo que con ayuda de la policía lograron matar a todos los atacantes implicados en los atentados.

Los terroristas -seis en total- entraron en ambos lugares armados con fusiles Kalashnikov, pistolas y explosivos, que emplearon dos de ellos para inmolarse.

Al menos 12 personas murieron y 42 personas resultaron heridas, según el director de los Servicios de Emergencia, Pir Hosein Kolivand, y el Ministerio del Interior, que no precisaron la identidad de las víctimas.

Los atentados son los primeros del EI en Irán, país que ha logrado mantener la estabilidad pese a los numerosos conflictos en Oriente Medio.

EFE