El Ejército de Kenia mató a 31 militantes del grupo terrorista somalí de Al Shabab en un asalto a una base de los yihadistas en Baadhere, al suroeste de Somalia, informó hoy el Ministerio de Defensa keniano.

En el enfrentamiento, ocurrido ayer, "un número desconocido de miembros (de Al Shabab) resultaron heridos y sus dos vehículos fueron destruidos" dijo hoy el Ministerio en un comunicado.

Los militares kenianos utilizaron fuego de artillería y helicópteros de combate, dijo el portavoz, el coronel Joseph Owuoth, y se incautaron sw 11 rifles AK 47, dos ametralladoras, cuatro dispositivos explosivos, equipos de comunicación, cable detonante y 634 balas.

Defensa publicó imágenes de algunas de las armas que capturó, incluidos explosivos.

El golpe a Al Shabab se produce casi un mes después de que tropas kenianas mataran a otros 57 terroristas en el área de Afmadow (sur de Somalia) y dos meses después de que sus tropas fueran atacadas en el campamento de Kulbiyow (frontera sur de Somalia con Kenia), donde el Ejército sufrió 9 bajas y Al Shabab, 70, según medios locales.

En los últimos meses, la milicia yihadista ha optado por una estrategia de confrontación directa y ha lanzado varios ataques en bases militares de la misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), lo que ha causado la muerte de centenares de soldados.

El más grave se produjo en enero de 2016, cuando los radicales atacaron una base de la misión de la UA en Somalia y mataron a 180 soldados kenianos.

Kenia es objetivo constante de los yihadistas desde que en octubre de 2011 su Ejército entrara en Somalia para combatir a Al Shabab.

En los últimos años, el grupo yihadista ha perpetrado numerosas masacres en Kenia, entre las que destacan las del centro comercial Westgate de Nairobi (2013), las de Mpeketoni, Gamba y Mandera (2014) y Garissa (2015), que han causado más de 350 muertos.

Según un reciente informe de la ONU, Al Shabab sigue teniendo capacidad para efectuar acciones a gran escala tanto dentro como fuera de Somalia y la situación de la seguridad en el país africano "no ha mejorado".

La milicia radical lucha por instaurar un Estado islámico de corte wahabí en Somalia, del que controla grandes extensiones de territorio en el sur y el centro.

EFE