Lima.- "Ser un país moderno significa ser un país honesto y no corrupto". Esa fue la frase con la que arrancó su mandato el nuevo Presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski.

Frente a él estaban los Presidentes de México, Enrique Peña Nieto; de Chile, Michelle Bachelet; de Argentina, Mauricio Macri; de Paraguay, Horacio Cortes; y de Ecuador, Rafael Correa.

En la mayoría de esos países se han denunciado actos de corrupción que involucran a funcionarios federales o familiares.

"?Y qué significa ser un país sin corrupción? Primero, recuperar mucho dinero para el presupuesto de todos, pero también establecer una agenda de prioridades sustentada en el interés común y no en el de la coima (dinero con el que se soborna a un funcionario)", agregó Kuczynski.

Un país que realmente quiera progresar debe tener un Presidente que no tenga miramientos para llevar a quien falle ante la justicia, la cual debe ser profundamente reformada, apuntó.

Para esta labor, el Mandatario solicitó el apoyo del Congreso.

Agencia Reforma

Foto: Pedro Pablo Kuxzynski inicia nuevo mandato en Perú.