Sídney.- Más de la mitad de los estudiantes de universidades de Australia sufrieron acoso sexual al menos en una ocasión durante el año pasado, informó hoy la Comisión Australiana de Derechos Humanos.

El 51 por ciento de los universitarios fue objeto de acoso sexual durante 2016, según el informe de ámbito nacional basado en 30.000 entrevistas y publicado por primera vez por el organismo.

De estos, un 21 por ciento fueron acosados en un "escenario universitario", lo que incluye el campus, actividades organizadas dentro o fuera del campus y en empleos en estas instituciones.

En el documento también se asegura que unos 2.100 estudiantes, el 6,9 por ciento del total, sufrió una agresión sexual al menos una vez en 2015 o 2016.

"Hoy, por primera vez, tenemos estadísticamente datos nacionales significativos sobre la prevalencia y la naturaleza de este problema en las universidades de Australia", dijo la comisionada de Discriminación Sexual, Kate Jenkins, al presentar el informe.

El estudio definió acoso como "cualquier conducta no deseada de naturaleza sexual" y determinó que los casos más frecuentes fueron miradas (14 por ciento) y comentarios o bromas (11 por ciento).

También señaló a los estudiantes transgénero y de género diverso como más propensos a los ataques que los heterosexuales y a las mujeres, más vulnerables que los hombres.

En el documento se indica que de forma "abrumadora" los varones fueron generalmente los que perpetraron acoso y asalto sexual en ese período y que un gran número de víctimas no informa formalmente de estos incidentes a las autoridades de sus centros de estudios.

"Un número significativo de estudiantes que fueron sexualmente acosados o asaltados conocían al agresor, que generalmente era un compañero de la universidad", se indica en el informe.

En el caso de estudiantes de postgrado, el acoso o agresiones fueron cometidos en muchos casos por sus profesores o tutores, añadió.

La comisión incluyó en el informe nueve recomendaciones dirigidas a lograr un mayor compromiso para actuar de los líderes universitarios, mejorar la respuesta institucional a las denuncias e involucrar a órganos independientes para revisar las denuncias.

Universidades de Australia, organismo que representa al sector universitario del país, se comprometió a adoptar un plan de diez medidas, incluida la creación de una línea de apoyo de 24 horas operada por el servicio público contra violaciones y violencia doméstica.

"Enviamos hoy un claro mensaje de que estos comportamientos no son aceptables. Ni en nuestros campus ni en la sociedad australiana", dijo la presidenta de Universidades de Australia, Margaret Gardner.

El ministro de Educación, Simon Birmingham, ha solicitado a todas las universidades una respuesta al informe y a las recomendaciones dadas por la Comisión, indicó en un comunicado.

Agencia EFE