Nueva Delhi.- Un grupo de yihadistas armados sembró el terror en Bangladesh con un ataque a un restaurante del corazón de Dacca que causó 28 muertos, incluidos 20 rehenes, muchos de ellos extranjeros y que fueron acuchillados antes de que las fuerzas de seguridad pusieran ayer fin al asedio.

Reivindicado tanto por el Estado Islámico (EI) como por la rama de Al Qaeda en el subcontinente indio, el ataque fue lanzado a última hora del viernes por siete jóvenes armados.

En medio de una cascada de tiros y explosiones, Dacca vivió 12 horas de miedo, tensión y opacidad informativa mientras numerosos contingentes de diversos cuerpos de seguridad se apostaban en torno al restaurante Holey.

Unos 100 efectivos del Ejército y de otras fuerzas, irrumpieron finalmente en el local con los primeros rayos de luz, hacia las 07:40 horas de ayer y, poco después, la primera ministra bangladesí, Sheikh Hasina, comunicó a la nación que seis de los atacantes habían muerto y uno capturado con vida.

II EFE