Washington.- La administración Obama negó haber pagado rescate por la liberación de cuatro ciudadanos estadunidenses al gobierno de Irán, luego que ambos países llegaron a un acuerdo sobre una larga disputa en una fallida venta de equipo militar.

“Esto no fue rescate. Cualquier sugerencia de que esto tuvo que ver con rescate es absolutamente falsa”, dijo está mañana el vocero del Departamento John Kirby, quien insistió que los mil 700 millones de dólares que Estados Unidos acordó pagar como resultado de la negociación “es su dinero”.

Kirby desestimó igualmente las revelaciones hechas este martes por el diario The Wall Street Journal sobre el acuerdo y la transferencia de dinero, al insistir que la administración habló de manera pública sobre el acuerdo.

“Lo único nuevo en el artículo es un poco de color sobre el calendario de pagos”, indicó el vocero durante una entrevista con la televisora FOX, sin abundar al respecto pues dijo que esa materia está fuera de las atribuciones del Departamento de Estado.

Según el diario, el pasado 17 de enero, el mismo día que Teherán puso en libertad a los cuatro estadunidenses, todos de ascendencia iraní, un jet privado fue enviado desde Estados Unidos a Irán con 400 millones de dólares a bordo, en francos suizos y monedas de otras denominaciones.

Tanto el envío de dinero como la liberación de rehenes fueron parte de una trifecta de eventos ocurridos en la misma fecha, a la cabeza de los cuales destacó el acuerdo nuclear entre Irán y el bloque de potencias que conformaron el grupo 5P+1, liderado por Estados Unidos.

Los detenidos liberados fueron el reportero del diario The Washington Post, Jason Rezaian, el pastor cristiano Saeed Abedini, el veterano de la marina estadunidense, Amir Hekmati y el estudiante Matthew Trevithck.

Cuando anunció el acuerdo y la liberación de los estadunidenses, Obama se refirió al acuerdo sobre estos fondos y los beneficios que aportó a Estados Unidos al haber evitado así tener que pagar miles de millones más.

La larga disputa se derivó de los 400 millones de dólares de Irán que Estados Unidos le congeló tras el triunfo de la revolución de 1979 y que eran parte de una compra de equipo militar que nunca se llevó a cabo.

Kirby defendió el acuerdo como el mejor para resolver la disputa judicial, destacando además el ahorro que significaron los millones de dólares que su gobierno no tendrá que desembolsar.

“Este acuerdo fue beneficio de los contribuyentes porque hay miles de millones adicionales que se habrían tenido que pagar si no lo hubiéramos alcanzado y que de otra manera estarían a disposición de Irán”, indicó.

El vocero dijo entender las percepciones derivadas a partir de que tanto el envío de dinero como la liberación de los estadunidenses ocurrieron en la misma fecha, calificándolo de coincidencia.

Dejó en claro que las negociaciones que Estados Unidos celebró para lograr la liberación de sus ciudadanos fue separada a la que realizaron ambos gobiernos ante la corte de La Haya para alcanzar un acuerdo monetario.

NOTIMEX

Foto. Archivo/EFE