Berlín.- Un solicitante de asilo sirio de 27 años murió ayer al detonar un artefacto explosivo, que hirió al menos a once personas, en la localidad de Ansbach (sur de Alemania), y la policía investiga la posibilidad de que se trate de un atentado islamista.

El ministro de Interior de Baviera, Joachim Herrmann, explicó en rueda de prensa que el hecho de intentar matar a más personas en la detonación, en las cercanías de

un festival de música al aire libre, apunta en esa dirección. Los investigadores se centran en el entorno y los contactos del hombre, que tenía antecedentes policiales; según Herrmann, tampoco se puede descartar que su intención fuera suicidarse. Lo había intentado en dos ocasiones previas y había pasado por un hospital psiquiátrico.

Según la policía, el hombre intentó entrar al festival de música que se celebraba en el centro de la ciudad con

asistencia de 2.500 personas, pero no se le dejó pasar porque no tenía entrada.

Se está investigando un teléfono móvil que llevaba y también la composición del artefacto explosivo, que contenía piezas de metal.

El hombre, que vivía en un albergue de Ansbach, llegó hace dos años a Alemania y solicitó asilo, pero su petición fue denegada el año pasado; su expulsión del país se encontraba en suspenso ante la situación que atraviesa Siria.

OTRO MUERTO

I Un refugiado sirio solicitante de asilo en Alemania, de 21 años y con antecedentes policiales, mató ayer con un machete a una mujer e hirió a otras dos personas en la ciudad de Reutlingen (suroeste del país), informó la policía.

Agencia Reforma

Foto. EFE