La organización humanitaria Comisión Nacional para los Derechos Humanos de Kenia (KNCHR) informó hoy de que 24 personas, dos de ellas menores, han muerto por disparos de la Policía en las protestas electorales registradas en diferentes puntos del país.

Del total de víctimas, 17 han muerto en suburbios de Nairobi, que desde anoche viven una gran tensión por enfrentamientos entre la Policía y seguidores de la oposición, que no acepta la victoria electoral del presidente.

Según pudo confirmar Efe, el depósito de cadáveres de Nairobi ha registrado la entrada de doce fallecidos por herida de bala entre ayer y hoy.

La presidente de la KNCHR, Kagwiria Mbogori, condenó en rueda de prensa el “uso excesivo de la fuerza” por parte de la Policía y exigió a las autoridades que “dominen” a los agentes y les exijan el cese del uso de fuego real contra los manifestantes.

“Hay muchos casos de brutalidad policial cometida por la Policía contra civiles. Es ilegal e inaceptable”, lamentó.

Sin embargo, Mbogori aseguró que, pese a que existen “focos de conflicto” en algunos puntos del país, “la mayoría de Kenia ha vuelto a su vida habitual y permanece en paz”.

Las protestas comenzaron tras la victoria electoral de Uhuru Kenyatta, anunciada el viernes y no aceptada por la coalición opositora Súper Alianza Nacional (NASA, siglas en inglés), que presentó unos resultados alternativos que daban la victoria a su candidato, Raila Odinga.

El líder opositor, que desde el mismo día de la votación ha calificado estas elecciones de “fraude”, ya rechazó los resultados de los comicios de 2007, lo que derivó en una ola de violencia que dejó 1.100 muertos en todo el país.