Barcelona (España).- Una de las grandes figuras de la canción protesta estadounidense, Joan Baez, que actuará el lunes en el Festival de Pedralbes (Barcelona, noreste de España) cree que sería "estúpido" elegir al candidato republicano Donald Trump como presidente de EE.UU. porque "solo le importan los hombres blancos".

Joan Baez (Nueva York, 1941), conocida por su activismo contra las guerras y su apoyo a los derechos civiles, ha organizado una gira por Europa y Estados Unidos para conmemorar su 75 aniversario y sus 50 años de una carrera musical que le ha llevado a publicar más de 30 álbumes.

Con las elecciones presidenciales de EE.UU. a la vuelta de la esquina, Baez, hija del científico mexicano Albert Baez, comentó a Efe que si ganara el candidato republicano, "estaríamos un paso por delante de la tortura y de los arrestos masivos" y auguró problemas fronterizos.

"Es realmente grave. Creo que Bernie Sanders hubiese sido una muy buena oportunidad para conseguir batirlo porque saca lo mejor de la gente y Trump saca lo peor", afirmó la cantante, que ha presentado públicamente su apoyo al candidato demócrata.

Baez lamentó que el socialista Sanders haya quedado fuera de la candidatura demócrata, a su juicio porque le ha faltado apoyo en los Medios y por la influencia de Hillary Clinton.

"Los medios son de derechas, pero Hillary Clinton y su marido son dueños de muchos de ellos. Como dice la expresión, tienen la prensa en el bolsillo", comentó la compositora.

Una de las canciones más popularizadas por Baez, "We shall overcome" (Venceremos), se convirtió en un himno del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, cuyas estrofas proceden de un tema gospel de autor desconocido.

"En un escenario de calentamiento global, de homofobia y de ascenso de la extrema derecha, nosotros vencemos en nuestro día a día. Nunca he sido tan ingenua como para pensar que vencer signifique conseguir la paz mundial", aseguró.

La compositora tuvo una relación sentimental con Bob Dylan e impulsó la carrera del autor de "Blowin'in the Wind" llevándolo de gira por Estados Unidos en los 60 y tocando con él en el festival de Woodstock (1969) y reconoció que las piezas que interpretó con él, entre ellas "We shall overcome", son sus canciones favoritas "para cantar y las favoritas de la audiencia".

Baez, activista por la defensa de la comunidad LGTBI, denunció, en relación al atentado homófobo ocurrido el pasado mes de junio en un club gay de Orlando (Florida), en el que murieron 49 personas, que "es una auténtica vergüenza que no hayamos sido capaces de pararlo" y añadió que "no tiene ningún sentido moral que la reacción a la masacre sea comprar más armas".

La primera canción que Joan Baez aprendió al ukelele fue una pieza sobre Emmet Till, un hombre negro que fue asesinado en 1955 por silbar a una mujer blanca, suceso que, según la cantante, "ayudó a despertar a la gente para combatir el racismo en Estados Unidos".

La cantante ha estado vinculada además a la lucha por la democracia en varios países, entre ellos Chile, país al que dedicó uno de sus discos más emblemáticos, "Gracias a la vida", con canciones de autores chilenos como Víctor Jara ("Te recuerdo Amanda"), Violeta Parra ("Gracias a la vida") o Rolando Alarcón y Fernando Alegría ("Esquinazo del guerrillero").

Un país del que Baez guarda un especial recuerdo: "Cuando volví, después de 40 años, hubo una explosión de emociones porque a toda la gente que vi la conocía desde la dictadura".

EFE