Ciudad de México.- La explosión de ayer en Manchester sacudió también el proceso electoral de Gran Bretaña, a celebrarse en menos de dos semanas.

Ayer, tras el incidente que dejó al menos 19 muertos y 59 heridos, los partidos británicos anunciaron por separado que suspenderán sus actos de campaña del martes, de acuerdo con el diario inglés The Guardian.

La Primera Ministra británica, la conservadora Theresa May, condenó el incidente.

"Estamos trabajando para conocer todos los detalles de lo que la Policía está tratando como un terrible ataque terrorista", afirmó en un comunicado.

"Nuestros pensamientos están con las víctimas y las familias de todos los afectados", añadió.

Mientras que el líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, envió condolencias a las víctimas.

"Terrible incidente en Manchester. Mis pensamientos están con todos aquellos afectados y con nuestros magníficos servicios de emergencias", afirmó en Twitter el líder de la Oposición.

La campaña electoral inglesa fue convocada en abril por May de cara al inicio del proceso del Brexit, en el cual Gran Bretaña se separará de la Unión Europea.

El objetivo de la Mandataria, quien asumió el poder tras la renuncia de David Cameron y no fue electa directamente, es alcanzar un fuerte respaldo popular que le permita impulsar las negociaciones.

Sin embargo, un vocero de May aseguró que hoy en lugar de continuar con su campaña, May participará en una reunión en la Sala de la Oficina del Gabinete, (COBRA, por sus siglas en inglés), para tratar con el incidente.

Los primeros indicios sobre la explosión en la arena de Manchester apuntaban a un atacante suicida, dijeron ayer dos funcionarios estadounidenses bajo condición de anonimato.

Esto, ya que el Departamento de Seguridad Interior estadounidense, que participa en labores antiterroristas en todo el mundo, laboró ayer con las autoridades inglesas.

Éste sería el más reciente en una serie de ataques que ha sufrido Europa desde 2015. Hace apenas dos meses, un hombre mató a cinco personas afuera del Parlamento, en Londres.

Éste sería el atentado más letal en Reino Unido desde la muerte de 52 personas provocada por cuatro atacantes suicidas el 7 de julio de 2005.

Al cierre de esta edición, el último comunicado del jefe de Policía de la región de Manchester, Ian Hopkins, indicaba que fuerzas de seguridad continuaban reuniendo información sobre lo ocurrido y que aún necesitaban tener una imagen más clara.

Agencia Reforma

Foto: EFE