Ryad.- Matrimonios que duran cuando mucho algunos meses y hasta horas, con divorcios provocados por preferir a los amigos en redes sociales más que al consorte, han disparado las alertas en Arabia Saudita.

En ese país el año pasado hubo cinco expedientes de separaciones legales cada hora.

Uno de los más recientes lo reporta el sitio de noticias albabawa, el cual describe que el envío de las fotografías de la boda a los amigos de la novia, provocó que el recién casado pidiera el divorcio apenas a un par de horas de la ceremonia.

Había un acuerdo prematrimonial que fijaba con claridad que la novia debería de abstenerse de subir fotografías a las redes sociales como Snapchat, Instagram o Twitter, y ella lo violó, reconoció el hermano de la novia.

Desafortunadamente mi hermana no honró el acuerdo, que era legalmente obligatorio, y envío las fotografías de la boda a sus amigas a través de Snapchat, precisó.

La decisión del novio dividió a las familias de la pareja. Algunos apoyaron la decisión pero otros señalaron que esa cláusula no era apropiada y que al menos no debería de haber regido para las fotografías de la ceremonia nupcial.

Pero de acuerdo a los expertos, se trató de solo un ejemplo del creciente porcentaje de divorcios en parejas de recién casados, que alcanza a la mitad del total.

Una situación similar también fue disparada por la afición de la recién casada a las redes sociales.

Otro caso sucedió también luego de la boda, cuando la pareja se dirigió a un hotel y tan pronto entraron a su habitación, la novia comenzó a usar su celular a pesar de los requerimientos del esposo para olvidarse del aparato.

La novia siguió con su celular y cuando su esposo le preguntó lo que hacía, ella le respondió que estaba muy ocupada contestando las felicitaciones por su boda.

El esposo le pidió que respondiera las felicitaciones después, pero ella se negó, y a pregunta específica de su marido, le respondió que sus amigas eran más importantes que él, tras lo cual este exigió el divorcio.

Otro caso, en una pareja de apenas dos años de matrimonio, parece más justificado. En este la esposa demandó el divorcio y compensación por el abuso físico y emocional derivados de la explotación financiera a la que la sometió su marido.

Desde el principio de nuestro matrimonio él me pidió dinero. Primero me fijó una mensualidad obligatoria para entregarle, y luego me exigía más dinero con diferentes excusas, narró la mujer.

Llegó a decirme que tenía que pagar un préstamo o iría a la cárcel, y al negarme, fue cuando abusó físicamente de mí.

Pero poco después supe que mi esposo planeaba tomar otra esposa y el dinero era para la dote que debería de dar, por lo que pedí el divorcio y no regresar la dote pues ya me había explotado financieramente lo suficiente, agregó.

El regreso de la dote en casos de divorcio solicitados por la mujer (khula, en árabe) ha aumentado 40 por ciento, y la corte los concede si el marido no reza, tiene un comportamiento anti ético o inmoral o es adicto a las drogas, explicó un abogado.

Más allá de los casos particulares, en Arabia Saudita hubo 157 mil matrimonios en 2015, mismo año en que se registraron 46 mil demandas de divorcio, reportó en julio pasado Arab news.

En 2014 las separaciones sumaron 54 mil, y en general, uno de cada cuatro matrimonios sauditas termina en divorcio, de los cuales el 60 por ciento sucede en el primer año, reveló la presidenta de la organización altruista Mawadah, princesan Sarah bint Musaed.

NOTIMEX/Foto: DEPOSITPHOTOS