Washington, EU .- La Administración del Presidente Donald Trump, así como los líderes republicanos en el Senado y la Cámara Baja, anunciaron hoy que avanzarán con una propuesta de reforma fiscal este año que dejará de lado la provisión de un impuesto de 'ajuste fronterizo' a las importadores de Estados Unidos.

En un inusual comunicado conjunto que incluye al Presidente de la Cámara Baja, Paul Rayan; al líder republicano del Senado, Mitch McConnell; al Secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, y al director del Consejo Nacional Económico, Gary Cohn, el 'ajuste fronterizo' (llamado BAT en inglés) fue hecho a un lado.

"A pesar de que hemos debatidos los beneficios en favor del crecimiento del ajuste fronterizo, hemos evaluado que hay muchos puntos desconocidos asociados con este y hemos decidido de dejar esta política de lado para poder avanzar con la reforma fiscal", explica el comunicado emitido esta tarde.

"Nuestra expectativa es que esta legislación se mueva a través de los comités este otoño bajo el proceso regular para después ser puesta a consideración de los plenos de la Cámara y el Senado", añade el comunicado, que asegura que los republicanos y Trump tienen una oportunidad fiscal única.

Desde el año 2016, el Presidente de la Cámara Baja, Paul Ryan, había propuesto la idea de un impuesto de 'ajuste fiscal' a los importadores y un programa de exenciones a los exportadores para compensar por lo que consideraban el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que otros países cobran.

En su campaña, Trump amenazó con imponer aranceles a diversas importaciones -particularmente las manufactureras- y su Administración analizó el 'ajuste fronterizo' como una de las opciones.

Reforma