Toronto.- Miles de personas, entre ellas el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, participaron hoy en el funeral en Montreal de tres de las seis víctimas que murieron en el ataque a una mezquita de la ciudad de Quebec ocurrido el pasado domingo.

Al funeral, celebrado poco antes de que los cuerpos de Khaled Belkacemi, Abdelkrim Hassane y Aboubaker Thabti sean repatriados a sus países de origen (Argelia y Túnez), también asistieron los principales líderes políticos del país así como el primer ministro de la provincia de Quebec, Philippe Couillard.

Ante miles de personas congregadas en el estadio Maurice Richard de Montreal, Trudeau declaró: "Como comunidad y país, juntos superaremos esta oscuridad más fuertes y unificados que nunca antes. Así somos".

Belkacemi, Hassan y Thabti fueron asesinados en la noche del domingo junto a Mamadou Tabou Barry, Ibrahima Barry y Azzedine Soufiane, cuando se encontraban en la mezquita del Centro Cultural Islámico de la ciudad de Quebec.

Según la Policía canadiense, alrededor de las 20.00 hora local del domingo (la 01.00 GMT del lunes), un joven quebequés, Alexandre Bissonnette, entró en la mezquita y disparó un número sin determinar de tiros contra varias decenas de personas que había en su interior.

Los disparos acabaron con la vida de seis personas y causaron heridas a otras ocho, cinco de ellas de gravedad. Una hora después del ataque, Bissonnette fue detenido por las autoridades.

Aunque informaciones iniciales señalaron que Bissonnette llamó a la Policía para confesar el ataque y entregarse a las autoridades, hoy medios de información locales ofrecieron una versión opuesta de lo ocurrido en la noche del domingo.

Según la información filtrada hoy, efectivamente Bissonnette llamó a la Policía tras el ataque, pero para regodearse de su acción.

Sin embargo, la llamada permitió a la Policía localizar el punto en el que Bissonnette se encontraba, lo que concluyó con su detección.

Bissonnette se encuentra ahora detenido e imputado con seis cargos de asesinato en primer grado y cinco de intento de asesinato.

Aunque los motivos del ataque son desconocidos, la página de Facebook de Bissonnette contenía mensajes de apoyo a Marine LePen, la líder ultraderechista francesa, y el presidente de EEUU, Donald Trump.

Y la mezquita atacada había sufrido actos de vandalismo en los últimos meses.

Hoy, durante el funeral, el primer ministro de Quebec, Philippe Couillard, declaró a los ciudadanos musulmanes del país y la provincia que, a pesar del ataque, "esta es su casa".

"Todos somos quebequeses. ¡Viva Quebec!", declaró Couillard entre gritos de "¡Viva Quebec!" y "¡Viva Canadá!" pronunciados por la multitud que llenó el estadio Maurice Richard.

La muchedumbre también aplaudió cuando Couillard declaró que "nunca más a esta horrible violencia".

Desde el momento del ataque contra la mezquita de Quebec, Couillard ha encabezado un movimiento de autocrítica entre los sectores políticos y los medios de comunicación de Quebec por el tratamiento y mensajes pronunciados en los últimos años sobre la minoría musulmana en Quebec.

La provincia de Quebec se ha destacado como la jurisdicción del país que más se ha enfrentado con la minoría musulmana.

Hace tres años, el Gobierno quebequés intentó impedir que las funcionarias públicas pudiesen utilizar velos musulmanes para cubrir el pelo, una propuesta que contó con el apoyo de la mayoría de la población.

Aunque la llamada Carta de los Valores de Quebec también tenía intención de prohibir que los funcionarios públicos pudiesen mostrar símbolos de otras religiones, como crucifijos cristianos o la kipá judía, fue evidente que el objetivo de la nueva legislación era la creciente comunidad musulmana de la provincia.

La legislación finalmente nunca fue aprobada, pero Quebec ha mantenido la etiqueta de la jurisdicción canadiense más opuesta al multiculturalismo.

Según datos oficiales, el número de ataques contra minorías religiosas aumentó en Canadá de 325 a 429 de 2013 a 2014. La provincia donde más aumentaron los ataques fue Quebec y el grupo religioso más atacado fueron los musulmanes.

La radiotelevisión pública canadiense, CBC, señaló también hoy que Quebec es una de las provincias donde existen más grupos de extrema derecha. EFE