César Carrillo

El Mundo de Orizaba 


Después de una manifestación y dos reuniones ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en las que pobladores de Acultzingo y Maltrata denunciaron cobros excesivos por parte de Comisión Federal de Electricidad (CFE), acordaron con las más de 10 comunidades afectadas no suspender la energía eléctrica. 

Según manifestaron pobladores durante su primera manifestación el pasado ocho de agosto, sus recibos de energía eléctrica comenzaron a llegar por cifras de entre 4 mil a 24 mil pesos, siendo casas humildes con uso de apenas algunas bombillas eléctricas. 

Los manifestantes, campesinos y artesanos sostuvieron una reunión con representantes de ambas dependencias federales ante las cuales expresaron sus inconformidades y problemáticas derivadas del cobro excesivo. 

Expusieron que las cantidades exceden en mucho los ingresos que tienen, por lo que resultaría imposible solventar esos pagos. 

En respuesta, la CFE manifestó que no se suspenderá el servicio de energía eléctrica a los pobladores que no han pagado, y que acudirá a las 10 comunidades con el objetivo de verificar los errores. 

Sin embargo, no fue capaz de explicar a qué se debe el incremento exhorbitante en los recibos de los habitantes, además de que se negó a ofrecer mayor información a los medios de comunicación. 

Martín García Limón, jefe de la oficina de Profeco Orizaba, indicó que después de la negociación se realizaron compromisos para aminorar las afectaciones a pobladores y se pactó una nueva reunión. 

Indicó que se estima que exista perjuicio en contra de los pobladores de 10 comunidades ascendentes a los 500 mil pesos.