II De la Redacción


A pesar de que el Modelo de Enseñanza Integral y Flexible (MEIF) fue diseñado y puesto en marcha desde 1990 por la Universidad Veracruzana (UV), actualmente los alumnos continúan reportando fallas y retrasos, así como rezago debido a que no ha resultado tan flexible como fue planteado.

El MEIF es presentado como un modelo que favorece la flexibilidad y que permite a los estudiantes terminar en menos tiempo sus licenciaturas, sin embargo la falta de oferta educativa en diferentes facultades ocasiona que los alumnos comiencen primero con retrasos y posteriormente ingresen en “cuello de botella” que van retrasando su trayectoria educativa.

A esto se le suma la actual crisis económica por la que atraviesa la universidad, que se refleja en la falta de horas de contrato a los docentes y la disminución de la oferta.

Como ejemplo, alumnos de la Universidad en la región Córdoba-Orizaba mencionan que en el periodo actual se cerró un Taller de Introducción a la Fotografía Creativa con NRC 80636, experiencia educativa optativa que ya había sido solicitada por los estudiantes.

“Solicitamos nuestra inscripción en línea como nos solicitaron, luego, cuando acudimos a la primera clase, nos dijeron que se había suspendido la experiencia educativa, supuestamente por falta de recursos no tenían para pagarle al maestro y prefirió no dar la clase”, dijo un alumno inscrito en ese curso.

En ese sentido, el estudio sobre la congruencia entre los objetivos del Modelo y la Opinión de los alumnos realizado en 2011 por la Revista Electrónica de Sociología Sociogénesis, arroja que el 52% de los estudiantes considera que el MEIF no favorece su formación académica.