Por cada caso de mujer atendida en la Secretaría de Salud (SSA) debido a lesiones causadas por violencia que se informa al Ministerio Público, habría otros 6.5 casos no reportados, según estimaciones del informe de Violencia feminicida en México: aproximaciones y tendencias 1985-2016, realizado por ONU Mujeres, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y la Secretaría de Gobernación.

Al respecto, la abogada del colectivo feminista Cihuatlahtolli, Luz María Reyes Huerta señala que las mujeres no denuncian debido a que el agresor, muchas veces es su pareja o el padre de sus hijos, incluso porque hay una relación de parentesco al tratarse de su padre, tío o abuelo.

“Desgraciadamente los esquemas de violencia se vienen replicando y los agresores son los familiares, ahí hay toda una red de silencio, de complicidades, de exigencias al deber ser de la mujeres, pues le dicen que se tienen que aguantar, que ”es su cruz“, que hay otras mujeres que viven lo mismo, y de justificar al hombre diciendo que así son”.

Sin embargo, dijo, se debe resaltar que las instituciones de Salud a donde llegan las mujeres violentadas ya sea física o sexualmente no aplican la norma 046, el personal la desconoce y deja también, en muchos de los casos, pasar de largo las causas por las que una mujer llega a la institución.


El desconocimiento de esta norma trae como consecuencia que ni siquiera le indiquen a la víctima a dónde acudir para recibir atención de primer contacto por la agresión, y remitirla a la fiscalía con un reporte de las lesiones que presenta.

Esto, dijo, viene en detrimento y en violación a los derechos humanos de las mujeres.

La especialista dijo que se pone en duda la palabra de las mujeres, es por ello que piensan que si eso le pasa en una institución de salud le puede pasar algo similar o peor en una fiscalía.

“Si no encuentro la calidad y la calidez que debería de tener en cualquier institución que atienda a mujeres en situación de violencia, eso va a inhibir que ellas deseen continuar un proceso legal”, explicó.

Señaló que debería haber una capacitación del personal de Salud sobre la norma 046 porque de acuerdo a la declaratoria de alerta de género por violencia comparada, tendrían que estas capacitados.




Jéssica Ignot

El Mundo de Orizaba