En defensa de los derechos de laborales y de la educación, maestros de la zona adheridos a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) tomaron el control de la caseta de peaje de Fortín y dieron paso libre a los conductores y choferes que circulan por la autopista México-Veracruz.

Entre consignas, el grupo de unos 30 manifestantes llegaron a las plumas de cobro para alzarlas y exigir un alto a la represión por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto (EPN) en contra del magisterio.

“Luchamos por los derechos fundamentales y la gratuidad de la educación en México, estamos aquí porque todos los niños en el país merecen una educación pública y no con la falsa calidad que pretende dar la reforma educativa”, aseguró una de las docentes manifestantes.

Y es que en medio de lágrimas, demandó que se haga un alto a la represión porque están siendo masacrados los maestros que sólo buscan una mejor educación para las siguientes generaciones.

En este sentido, recalcó que no es posible que “se esté luchando por algo que a nadie le importa, cuando todos estudiamos en una escuela y fueron guiados por un maestro”. 

“Pueblo de México, ya basta. Tenemos que detener esto. Las balas dañan el corazón de las familias, el corazón de las escuelas públicas. No más maestros masacrados, ni niños muertos por las balas pérdidas. Queremos niños, maestros y padres felices con la educación. Los libros de texto no sirven y a nadie le importa. Ya basta, no somos delincuentes”, sostuvo.

Los maestros inconformes estuvieron manifestándose cerca de dos horas y sólo se instalaron en los carriles centrales de la caseta. Los laterales estuvieron operando de forma normal.


Jacqueline Aviléz

El Mundo de Orizaba