Con el objetivo de evitar accidentes, la Diócesis de Orizaba hizo un llamado a los feligreses a no utilizar pirotecnia durante las peregrinaciones y festejos guadalupanos que se dan durante diciembre.

El diácono del Santuario de la Concordia, Humberto Jiménez Sánchez, señaló que desde hace dos semanas han sostenido reuniones con los encargados de las peregrinaciones como cada año, donde se les da una charla y catequesis para explicar la espiritualidad de la peregrinación, cómo se debe hacer, cuál debe ser el espíritu del peregrino, a quién se va a a ver cuándo se llegue al santuario y qué se debe pedir.

En ellas, se les pidió que se difundiera entre los creyentes que no utilicen ‘cuetes’ porque el año pasado se tuvo una tragedia en la región y una familia perdió a dos hijos.

“De preferencia les hemos dicho que no traigan ‘cuetes’ y que traigan un carro de sonido, vengan cantando, vengan rezando el rosario... Peregrinando, orando, pidiendo perdón, haciendo examen de consciencia, llegando al Santuario y presentando a la Señora del Tepeyac nuestras necesidades, que como buena madre extiende sus brazos y nos acoge a todos”, dijo.

El presbítero manifestación que otra disposición es que durante los recorridos, sólo se tome un carril para no obstaculizar la circulación vehicular, al igual que los peregrinos que vienen desde Ixtaczoquitlán, no suban por el Puente Real (o atirantado) para evitar incidentes.

Destacó que hasta el momento se tienen registradas unas 380 peregrinaciones con un promedio de 100 mil visitantes, aunque también están aquellos que no están inscritos en el templo y que llegan por primera vez.

El lugar más lejano del que llegan peregrinos es Tehuipango de la Sierra de Zongolica, de donde salen caminando desde un día antes para llegar a tiempo al santuario guadalupano.

Se pedirá por la Paz

Jiménez Sánchez aseguró que este año las peregrinaciones estarán pidiendo por el país y por la situación actual que está viviendo la sociedad, que está dañada y fracturada.

Indicó que desde el año pasado se ha tomado este tema, sobre todo por México y porque hermanos se han volcado contra sus hermanos como enemigos, haciendo daño, causando tanta muerte y gente desaparecida.

“Hemos pedido a María, como Reina de la Paz, que toque el corazón de todos estos que hoy se dedican a causar muerte. Seguiremos insistiendo, pidiendo por esto... Vienen muchísimas familias, tenemos que rescatar la familia porque es donde se dan los valores, donde se educan a las próximas generaciones. Insistimos esto con los peregrinos siempre”, agregó.



Jacqueline Aviléz

El Mundo de Orizaba