Como una traición más a los veracruzanos calificaron los empresarios de la zona centro del Estado la votación ejercida por los diputados priistas, quienes ayer aprobaron que con el fideicomiso del 3 por ciento a la nómina se paguen deudas a proveedores y acreedores por casi 12 mil millones de pesos, durante los próximos cinco años.

Líderes empresariales, quienes formaron un frente común con diputados de Acción Nacional para evitar la aprobación de estos dos fideicomisos, señalaron que buscarán ampararse y llegarán hasta las últimas consecuencias para evitar el pago del impuesto, al cual no se niegan, sino su inconformidad radica en que el recurso sea destinado al pago de deudas que el Gobierno del estado adquirió con empresas “fantasma”.

Dijeron que es indignante que un recurso que debería ser usado para fortalecer la infraestructura del estado, sea destinado a pago de obras y servicios que se supone ya estaban presupuestados y que ahora no se sabe dónde quedó ese dinero.

Pero lo que más les preocupa es que se pagará no se sabe cuánto de deuda, ni tampoco si quienes cobrarán son acreedores reales o falsos.


De la redacción