El adeudo que mantiene la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) con la Cruz Roja a nivel estatal, ha limitado la disposición de material para la atención médica y de emergencia en las 42 delegaciones que hay en toda la entidad veracruzana.

Y es que en los últimos dos años, el gobierno de Javier Duarte de Ochoa dejó de entregar el donativo de 10 pesos que dieron los veracruzanos al pagar el Impuesto sobre la Tenencia y uso de Vehículos. Esto deja un adeudo de 9 millones de pesos que no recibió esta agrupación de auxilio durante 2014 y 2015.

En el caso de Orizaba, la presidenta del patronato, Xóchitl Sosa de García, manifestó que se mantienen atentos de las medidas que tome la benemérita y que esta deuda ha afectado la entrega de material en especie que hacía el Estado a nivel estatal, como collarines, tablas rígidas, herramientas para curación y equipo para liberación de prensados en accidentes.

Detalló que aunque no todos los contribuyentes daban este aporte, se convirtió en un recurso importante para la Cruz Roja y  que a nivel estatal no se ha tenido el dinero para poder suplir las necesidades y el material que necesitan las delegaciones, limitando el trabajo.

La delegada estatal de la benemérita, María de los Ángeles Villa, aseguró que deben devolver ese dinero pues “no es del gobierno”.

Jacqueline Aviléz

El Mundo de Orizaba