México.- A lo largo de 780 kilómetros que comprenden parte de la Sierra Madre Oriental, la Cordillera Neovolcánica y la Llanura Costera del Golfo, Veracruz resguarda en sus selvas y bosques algunas de las cascadas más hermosas de México.

Para los amantes de la naturaleza, esta entidad es un paraíso de agua y vegetación, pues tan solo en el municipio de Catemaco existen cerca de 700 especies de aves y una variada fauna.

En esa zona se encuentra la Reserva Ecológica Nanciyaga y el Salto de Eyipantla, cascada con más de 50 metros de altura y 40 metros de ancho, y que es alimentado por el Río Grande de Catemaco.

Durante la época prehispánica, el Salto, como se le conoce, poseía un gran significado, toda vez que fungió como emblema del Tlalocan, es decir, el paraíso del dios de la lluvia.

De esta manera, doncellas, sacerdotes y caciques llegaron al sitio con la única finalidad de recibir la bendición del dios Tláloc.

Hoy en día es un centro ecoturístico al que llegan visitantes nacionales y extranjeros que pueden admirar las maravillas naturales de la zona y realizar actividades acuáticas y senderismo.

En el magnífico entorno natural de Veracruz también está el poblado de Xico, que abre sus caminos para mostrar las hermosas cascadas de Texolo, rodeadas por cultivos de café y exóticas orquídeas.

La cascada principal del recinto tiene una altura entre 18 y 24 metros, cuya caída es posible disfrutar desde un puente que cuelga sobre el barranco que conecta ambas partes del bosque. Al otro lado, hay dos cascadas más pequeñas que se pueden ver a partir de algunos senderos en la zona.

En los límites de Tlapacoyan y Atazalan nace la cascada La Tomata, con 30 metros de altura, rodeada de naturaleza, agua clara y viento fresco.

Al pie de esta imponente caída, kayakistas extremos esperan la fuerza de las aguas para recorrer los ríos y disfrutar de la adrenalina que ofrecen sus rápidos.

En el sur del estado se ubica la región Los Tuxtlas, que posee un innumerable numero de cascadas y caídas de agua cristalina, por lo que es un sitio ideal para el turismo de aventura, entre los pantanos de los ríos Coatzacoalcos y Papaloapan.

Los Tuxtlas tiene como punto de partida a Catemaco, poblado famoso por sus curanderos y su extensa variedad animal, pues en sus islas habitan gorriones, pericos, águilas, calandrias y hasta changos.

Notimex