Fieles católicos participaron en las actividades de víspera hacia el Señor del Calvario, ayer por la tarde y noche.

El primer evento tuvo lugar en el templo, a las 17:00 horas, donde los fieles llevaron a cabo el descenso de la divina imagen desde una altura de cinco metros; con extremo cuidado lograron bajar la imagen sin que sufriera algún daño y después fue llevada hacia en medio del recinto donde se subió hacia un altar móvil donde dos señoras se encargaron de limpiar el cuerpo y después se hizo el cambio de cendal.

Una vez que la imagen quedó lista, la gente que estaba dentro del templo empezó a realizar oraciones y acercarse para manifestar sus plegarias hacia el divino Señor del Calvario.

Después, a las 19:00 horas, dio inicio la misa a cargo del obispo Monseñor Eduardo Cervantes Merino ante cientos de feligreses que escucharon con atención las lecturas del evangelio; el obispo señaló que el núcleo de la fe es Jesús y que Dios Padre nos invita a volver a la comunión original.

Asimismo, recordó el gran amor de Dios hacia la humanidad al entregar a su único hijo, Jesús, que es luz y vida.

Una vez que finalizó la misa se llevó a cabo la procesión del Señor del Calvario, donde participaron más de mil personas; primero salió hacia la calle Colón Oriente y después llegó hasta la Oriente 6 para después subir por Sur 5 donde los fieles que cargaban la imagen la volvieron a introducir hacia el templo.


II ABEL VALDEZ

EL MUNDO DE ORIZABA