Redacción.- En tanto los panistas acusan al gobernador de presionar a legisladores de su partido, el PRI, para que voten por su paisano Francisco Portilla, los priistas desmienten y dicen que tal versión es falsa.

El diputado panista Julen Rementería Del Puerto acusó que los diputados priistas son amenazados por el titular del Poder Ejecutivo a fin de que voten por la propuesta de Francisco Portilla Bonilla para encabezar la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción.

En entrevista previa a la sesión ordinaria, aseguró que varios legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI) le han hecho saber sobre las constantes llamadas intimidatorias que les han hecho desde la Oficina del Gobernador para que apoyen esta propuesta.

"Hay una presión muy fuerte por parte del Gobernador, que los ha citado a reunión, los ha llamado y les ha insistido y en algunos casos hasta amenazado, y esto no debería de ser así porque el Ejecutivo es un Poder aparte a este; las decisiones que se toman aquí deben madurarse y resolverse con absoluta independencia".

En ese sentido, consideró que hay diputados priistas que no quieren votar a favor de este perfil y que reciben hasta 16 llamadas diarias por parte de la Oficina del Gobernador para presionarlos.

"En esta ocasión siento que traen un conflicto en su interior porque no quieren votar a favor de esta barbaridad, ni de la Sala que se pretende instaurar".

No obstante, Julen Rementería recordó a los diputados locales priistas que el cargo de diputado dura tres años, pero la vergüenza les duraría toda la vida.

Por la parte priista, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Juan Nicolás Callejas Arroyo, calificó como "cuentos" los señalamientos de amenazas contra diputados priistas, a fin de que elijan a Portilla Bonilla como fiscal anticorrupción.

Rechazó que los diputados sean amenazados por el Poder Ejecutivo para lograr que este político priista encabece la Fiscalía anticorrupción.

"Cuántos años creen que tengo, 72 imagínense, he vivido plenamente y creo en mis convicciones, pero respeto las convicciones de los demás, así que ese cuento de amenazas, no".

Aseguró que respeta las opiniones de los diputados locales en torno a este caso, y que no habría ningún castigo para los legisladores priistas que decidieran votar en contra del dictamen que sea presentado para la designación de este funcionario.

Cuestionado en torno al llamado de la dirigente nacional del PRI, Carolina Monroy Del Mazo, en el sentido de que estos nombramientos no son éticos, Callejas Arroyo negó que esta opinión haya sido hecha llegar a los diputados locales.

"Con nosotros no ha hablado, no nos ha reunido y por lo tanto no sé si lo pide o no, porque conmigo no lo ha hablado", contestó ante la pregunta de los reporteros. (Con información de la agencia AVC)