II César Carrillo

El Mundo de Orizaba


Durante el primer día de boicot, los mexicanos inmigrantes en Estados Unidos hicieron temblar la economía del país vecino.

Negocios cerrados y bajas ventas en grandes cadenas de supermercados fueron las imágenes que se apreciaron en todo el país.

La señora María, una orizabeña radicada en el condado de Orange desde hace más de 20 años, relató que en protesta no fue a trabajar y durante el día pudo apreciar cómo hubo una respuesta enorme a las protestas, tanto que el Walmart de su localidad lució completamente vacío, con apenas unos cuantos norteamericanos haciendo compras durante todo el día.

El testimonio de María indica que muchos como ella avisaron a sus empleadores que no asistirían a trabajar, además de que dejaron de llevar a sus hijos en protesta a las políticas proteccionistas y antiinmigratorias que han lastimado a la gente latina.

“Mi jefe dijo ”Its ok“, porque yo le dije que iba a respaldar a mi gente”, confió.

La mujer cuenta que a 20 años de haber llegado a la Unión Americana para desempeñarse como empleada doméstica, actividad que desarrolla actualmente, sigue considerando que es necesario dar valor a el trabajo que representan los inmigrantes en aquel país.

“Sin hacer agresiones, no se trata de ofender ni lastimar, simplemente no hacer compras, no mandar los niños a la escuela, no hay nada de gente en Walmart, está el personal y algunas personas americanas, pero hispanos y latinos nada”, dijo.

Consideró que más allá de poner en peligro las fuentes de empleo y a las empresas, consumir lo local desde México es una forma de hacer ver a los grandes capitales que los mexicanos tienen un fuerte valor para sus empresas, mientras que en Estados Unidos el boicot demuestra el buen trabajo que se realiza.

“Perdí 100 dólares que iba a ganar pero no importa, yo pienso que es bueno que respondamos, que respondan mis hermanos de México, mi gente, y acá los que estamos estamos trabajando honradamente y el Presidente (Donald Trump) nos quiere sacar, debemos parar y decir no vamos a comprar más productos americanos”, manifestó.

Recientemente, la American Chambers hizo un llamado a los mexicanos a no boicotear en México las tiendas de aquel país, pues según ellos dan empleo a 30% de los mexicanos.