II Jessica Ignot

EL MUNDO DE ORIZABA

El delito de ciberacoso sexual infantil, también conocido como grooming, está creciendo de manera exponencial: tan sólo en 2013 se habían detectado 12 mil cuentas personales falsas en redes sociales.

El grooming es una serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad, creando una conexión emocional con el mismo, con el fin de disminuir las inhibiciones del niño y poder abusar sexualmente de él.

La llegada de Internet abrió las puertas a la comunicación instantánea, a la creación de redes sociales, foros, lugares de intercambio en la red.

Un estudio sobre hábitos de los usuarios en Internet 2015, realizado por la Asociación Mexicana de Internet, señala que existen unos 53.9 millones cibernautas, de los cuales 26% tienen entre 13 y 18 años y 12%, entre seis y 12 años.

La incursión en los espacios digitales se inicia entre los seis y ocho años. Esos usuarios invierten seis horas y 11 minutos frente a la computadora, principalmente en las escuelas.

Sin castigo

El castigo a los acosadores sexuales es prácticamente nulo, es por ello que la Cámara de Diputados elaboró un dictamen de reforma al Código Penal Federal, con objeto de aplicar castigo de seis a 12 años de prisión. Se pretende modificar los artículos 211 bis, 259 bis, los 259 ter y 259 quáter del citado ordenamiento.

Las sanciones irían de uno a cinco años de prisión y de 300 a 600 días de multa a quien habiendo tenido una relación de afecto y por ello hubiese tenido acceso a fotografías, video o imágenes de contenido sexual y las divulgue sin contar con la autorización de la persona afectada.

Estas sanciones aumentarán hasta en una mitad cuando la víctima fuese menor de edad o una persona que no tuviera capacidad de comprender el significado del hecho.