Ciudad de México.- La PGR acusó ayer que la mayor parte de los más de 253 millones de pesos que presuntamente lavó el Gobernador con licencia de Veracruz, Javier Duarte, salió de las arcas de las secretarías de Salud y Educación de esa entidad.

Dichos fondos fueron triangulados a través de empresas fantasmas para adquirir el rancho Las Mesas en Valle de Bravo, Edomex.

Durante la audiencia en la que ayer Gerardo Moreno García, juez del Centro de Justicia Penal en el Reclusorio Norte, vinculó a proceso a dos de las imputadas, el fiscal federal Roberto Rojas Esquivel describió el esquema de presuntos desvíos e ingeniería financiera del veracruzano.

Aseguró que después de finiquitarse el pago del rancho, la propiedad quedó registrada con tres presuntos prestanombres de Duarte en partes iguales.

Se tratan de Moisés Mansur Cysneiros, amigo y del ex Mandatario; José Juan Janeiro, identificado como el prinicipal operador financiero de Duarte, y Rafael Gerardo Rosas Bocardo, quienes quedaron como los dueños de la propiedad, cada uno con 33 por ciento.

REFORMA/Foto: REFORMA