II Jessica Ignot

EL MUNDO DE ORIZABA


Ser mutilada de un seno puede ser devastador para una mujer que emprendió una lucha contra el cáncer.

Saliendo victoriosa, muchas veces se quedan con el dolor de ver día a día frente al espejo la “marca de guerra” que les dejó la enfermedad.

El Hospital General de México “Dr. Eduardo Liceaga” cada año realiza una macro-campaña de reconstrucción de mama en octubre. En esta ocasión serán 400 pacientes de diversas partes del país las beneficiadas.

La campaña inició en julio de este año, se abrió la convocatoria de registro, misma que se cerró en septiembre de este año. No todas las pacientes inscritas son candidatas, por lo cual son sometidas a evaluaciones médicas.

Según personal médico de la institución, cada año se lleva a cabo esta campaña para sobrevivientes del cáncer de mama, a fin de bajar el impacto que esta enfermedad deja en sus vidas.

Esta campaña es de la Secretaría de Salud, el DIF nacional, el Hospital General de México y la Beneficencia Pública.

Recuperar el seno perdido por el cáncer es uno de los mayores anhelos de estas mujeres, y es que emocionalmente, esto les ayuda a subir la autoestima. Pero quienes no pueden ser candidatas, saben que tienen vida porque lograron vencer la enfermedad aun cuando lleven consigo la marca de guerra.

Muchas de estas mujeres que solicitan, mediante la campaña, la reconstrucción de su seno, tienen que esperar años para poder contar con el beneficio que no tiene costo alguno para ellas.

Dependiendo el tipo de paciente que se trate y sus necesidades, se practica el tipo de cirugía adecuado para ellas.