El estado de Veracruz sufrirá una reducción de 19 mil 210 millones de pesos de los recursos que el Gobierno federal destina para ser aplicados en cada entidad federativa, correspondientes a su Gasto Programable.

Esta disminución presupuesta coloca a Veracruz entre los estados que mayor pérdida registrarán, sólo superado por Ciudad de México, que perderá 72 mil 158 millones de pesos y Campeche, con 28 mil 826 millones de pesos.

Esto contrasta con lo que sucederá con otros estados en donde se registran incrementos importantes como es el caso de Chihuahua, con un monto adicional de 9 mil 786 millones de pesos; Tamaulipas, con 9 mil 229; Guanajuato, con 4 mil 818 y Sonora, con 3 mil 194 millones de pesos.

En total, 16 estados registrarán un incremento en el presupuesto federal por un monto total de 42 mil 627 millones de pesos. En cambio las otras 16 entidades federativas, incluido Veracruz, experimentarán una reducción presupuestal por un monto en conjunto de 165 mil 975 millones de pesos.

El Observatorio de Finanzas Públicas de la Facultad de Economía de la Universidad Veracruzana, en su informe “Enorme caída del gasto federalizado para el estado de Veracruz”, del maestro Hilario Barcelata, señala que estos recursos forman parte del gasto programable del Gobierno Federal e incluye el gasto directo que ejercen las dependencias federales en las entidades federativas, subsidios de programas sujetos a reglas de operación, convenios de coordinación en materia de descentralización y de reasignación, aportaciones federales para entidades federativas y municipios.

“A nivel nacional la reducción más amplia de este grupo de partidas presupuestales se observa en el Ramo 23 donde la disminución será de 54 mil 740 millones de pesos, lo cual representa una caída de 82% con respecto al año anterior.

Este rubro está compuesto por fondos que la federación transfiere a entidades federativas y municipios mediante la firma de un convenio y sirven básicamente para la realización de obras públicas”, señala el informe.

En menor medida, pero en una magnitud importante, disminuyen los recursos de los Convenios de Descentralización y Reasignación los cuales caen en 32 mil 540 millones de pesos. Se trata de acuerdos que las dependencias del Gobierno Federal firman con las entidades federativas para transferir recursos presupuestales susceptibles de ser federalizados y otros con el propósito de reasignar recursos para el cumplimiento de diversos objetivos de los programas federales. Finalmente, los Recursos para protección social en Salud, que se contraen en 6 mil 735 millones de pesos.

“La reducción de estos recursos tendrá un impacto importante para Veracruz. Se trata de fondos que contribuyen a generar una dinámica económica regional porque detonan la actividad productiva y el empleo y contribuyen al mejoramiento del bienestar por lo que no disponer de ellos o tenerlos en una menor magnitud traerá consecuencias que profundizarán la adversa situación para el estado”, concluye.

Esto hace aún más insostenible la severa crisis de la historia moderna en el estado, pues desde 2013 el Producto Interno Bruto sostiene una sistemática caída con tasas de crecimiento negativas o, en su caso, con tasas positivas pero tan reducidas que no logran reducir las brutales caídas.

Como ejemplo: en 2016 el PIB aumentó un ridículo 0.3%, lo cual ubica al estado en el lugar 27 y lejos de Hidalgo, que tuvo un crecimiento de 8%.

 

Jessica Ignot/EL MUNDO DE ORIZABA