II De la redacción


El majestuoso teatro Ignacio de la Llave sirvió de escenario para el inicio de los festejos del 109 aniversario del natalicio del máximo exponente de la música infantil, el hijo predilecto de Orizaba, Francisco Gabilondo Soler “Cri Crí”.

El maestro Armando López Macip, dirigiendo la Orquesta Clásica de Orizaba, ofreció ayer por la noche el Gran Concierto Homenaje a Francisco Gabilondo Soler Cri Crí, con la participación de la cantante Rocío Matamoros Huerta y en las coreografías la compañía Al Hamdú Lillâh.

El teatro con un lleno total, logró reunir a 4 generaciones: adultos mayores, adultos, jóvenes y niños quienes cantaban las canciones del Grillito Cantor, recordando momentos inolvidables de la infancia y transmitiendo a las nuevas generaciones esta herencia musical.

Cada pieza interpretada magistralmente, fue enriquecida por hermosas coreografías y narrativas de la vida y obra de Gabilondo Soler.

Cada canción tiene una historia, una anécdota que llevaron al cantautor colocarle letras y música. Como por ejemplo, en la canción “El Ropero”, menciona a su abuelito el Coronel, y efectivamente, Francisco Gabilondo Soler tuvo un abuelo coronel, José Antonio Soler del Mazo, cuyos restos yacen en el cementerio municipal de Orizaba.

Canciones com “Ché araña”, “El ropero”, “El chorrito”, “La muñeca fea”, “El ratón vaquero”, “La marcha de las letras”, “La negrita cucurumbé”, “El negrito bailarín”, por citar algunas.

Cri Crí compuso más de 228 canciones y creó alrededor de 300 personajes.