Tehuacán.- La Iglesia expresó su indignación ante el asesinado de dos curas poblanos, uno de ellos originario de San Pablo Zoquitlán; en los comunicados emitidos por diferentes Diócesis, así como el Episcopado Mexicano, resaltaron la impotencia por la violencia con que se arrebató la vida a los sacerdotes.

En específico, la Diócesis de Papantla a la que pertenecían los religiosos egresados del Seminario Mayor de Teziutlán, difundió: "con profundo pesar les comunicamos el lamentable fallecimiento de los presbíteros Alejo Nabor Jiménez Juárez y a José Alfredo Juárez de la Cruz".

Pidió oraciones por el eterno descanso, así como la unión como Iglesia, para que exista concordia en la país.

También la Diócesis de Tehuacán lamentó lo ocurrido y confirmó que el párroco Jiménez Juárez era originario de Zoquitlán.

María Rojas/El Mundo de Tehuacán