II César Carrillo

El Mundo de Orizaba


La instalación de una antena de telefonía celular habría comenzado sin el respectivo permiso de construcción emitido por el Ayuntamiento de Orizaba, denunciaron vecinos inconformes de la colonia Cidosa.

Según revelaron, los trabajos dieron inicio antes del 20 de agosto, cuando llegaron a talar árboles y sentaron las bases de la antena; pero el permiso fue emitido hasta ayer miércoles, cuando trabajadores de la empresa pegaron el permiso fechado con vigencia del seis de septiembre al seis de marzo.

El Cabildo orizabeño autorizó el cambio de uso de suelo el 15 de agosto, por lo que cinco días después comenzó el trabajo en el predio sin el permiso de Obras Públicas ni el estudio correspondiente, pues según vecinos, la medición se realizó apenas hace unos días.

En contraste con lo ocurrido en la escuela secundaria Quetzálcoatl, en la que se clausuró la obra de barda pagada por los padres de familia para la protección de sus hijos, denunciaron, la obra de la antena gozó de mayor flexibilidad.

A pesar de que representantes de Grupo Carso aseguraron contar con todos los requisitos que demanda el Ayuntamiento para la construcción, fue hasta ahora que pegaron los permisos.

Los vecinos indicaron que esto se trata de una irregularidad que se suma a la falta de estudio de impacto ambiental y valoraciones adecuadas para un proyecto de tal envergadura.

Lamentaron que las autoridades orizabeñas no hayan tomado interés para dialogar con respecto a esta problemática, pero enfatizaron que ellos seguirán en pie de lucha para evitar que esto ocurra.


Pasa a cinco metros gasoducto

Los vecinos enfatizaron que la construcción de la antena no es factible debido a que pasaría a 5 metros de un gasoducto por la calle Las Artes, y a 35 metros del lado de Primero de Mayo.

Explicaron que además, a la misma distancia se encuentran cables de alta tensión, todo esto en contra de los requerimientos mínimos para la instalación de la infraestructura.

En adición, el predio está asentado en donde anteriormente era “orilla de río”, lo que convierte el terreno en inseguro, aclararon.