Hasta 30 personas han sido víctimas de una nueva modalidad de fraude por parte de financieras que hacen trámites de préstamos sin autorización de los ciudadanos y depositan el saldo en tarjetas de crédito y débito sin que informen a los afectados, reveló Othón Ramírez López, delegado regional de usuarios y deudores de la banca.

Informó que este tipo de conductas son favorecidas por empresas y dependencias que sostienen cruces de información personal de sus empleados y derechohabientes, lo que facilita a los estafadores hacer uso de la información como números de tarjeta de crédito, entre otros.

Manifestó que en estas circunstancias lo más recomendable es denunciar.

“Tenemos acumuladas 30 denuncias por esta situación en una caja en Orizaba; la mecánica es que les aparece hasta 30 mil pesos en su cuenta, resulta que lo toman pero es un préstamo”, dijo.

Enfatizó que lo más grave es el conocimiento de los datos personales y claves bancarias que sólo están en posesión de instituciones financieras que se supone son confiables.

 

César Carrillo/El Mundo de Orizaba