La falta de capacitación de los policías pondrá en riesgo la procuración de justicia en el nuevo sistema penal acusatorio, pues se continuarían violentando los derechos de los detenidos.

Así lo aseguró el presidente del Foro Libre de Abogados, Marco Antonio Nicolás Lara, quien acusó irresponsabilidad de las autoridades estatales que poco se han interesado en la preparación de los policías.

Y es que según datos de la Secretaría de Gobernación, durante 2016 se han capacitado 241 mil 375 agentes estatales y municipales debido a que son el primer respondiente del modelo de juicios orales.

En Orizaba, 200 elementos fueron capacitados y certificados.

Pero Nicolás Lara afirmó que la mayoría de los policías no están preparados para llevar a cabo la cadena de custodia, ni saben hacer investigaciones o determinar cuando hay flagrancia, siendo los errores donde “se violan más los derechos de los imputados”.

“Esto es una irresponsabilidad también del Tribunal Superior de Justicia por implementar al vapor los juicios orales”, acusó.

Para el abogado especialista en Derecho penal y civil, Juan José Colorado Aguirre, las corporaciones policiales tuvieron al menos ocho años para prepararse en el sistema oral, pero el sistema penal acusatorio irá “tan lento como se vayan capacitando”, o en dado momento llegarán a paralizar todo el proceso, advirtió.

Pero el curso de capacitación policial no da para mucho: son sólo 40 horas en las que se tocan temas como la preservación del lugar de los hechos, acordonamiento de la zona, identificación y registro de víctimas y testigos, al igual que la detención en flagrancia.



"La pregunta es qué nivel de capacitación tienen nuestros policías (...) cómo manejan la escena del crimen, cómo el informe policial homologado, cómo llevan a cabo la cadena de custodia y qué

conocimiento tienen en materia de derechos humanos. Ahí es donde nos damos cuenta que estamos en menos de cero". Israel Alvarado Martínez, Doctor en Ciencias Penales y exdirector adjunto de Reforma Policial y Sistema Penal Acusatorio de la PF

 

Jacqueline Aviléz/El Mundo de Orizaba