II De la redacción


El gran reto del gobernador electo, Miguel Ángel Yunes Linares no sólo es la depuración de la Policía estatal, sino garantizar el respeto irrestricto de los derechos humanos de los veracruzanos, opinó la investigadora del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, Volga de Pina Ravest.

“Las policías de Veracruz están tan podridas, tan infiltradas por los grupos delincuenciales, tan salidas de control que es difícil que una persona pueda enderezar una cosa que se dejó descomponer por años”, comentó.

El gobernador electo, dijo, tiene muchos retos porque no se trata sólo de depurar las policías, puede correr a todos los que tienen acusaciones, pero se van a terminar integrando a las filas de la delincuencia.

“Tiene muchos retos en materia de seguridad y lamentablemente tiene muy poco tiempo, dos años para revertir tantas décadas de violencia en Veracruz, no va a ser una cuestión que pueda resolver una persona en 15 minutos”, comentó.

Es bien cierto que se tienen que hacer algo con las policías estatales, tiene que haber apertura para hacer investigaciones serias que den con los responsables y todas estas redes que operan al interior de las policías a favor de los delincuentes.

“Tiene que haber investigaciones serias e imparciales, y que se juzgue a todos estos perpetradores de desapariciones, de ejecuciones extrajudiciales”, comentó.

Volga de Pina dijo que esto no es un asunto sencillo, pues el gobernador electo tiene que mostrar voluntad para hacer esas investigaciones imparciales y serias que permitan dar con quienes son los perpetradores de todo esto, y limpiar la policía, pero sobre todo garantizar que se va a hacer justicia y que se va a dar con el paradero de los desaparecidos.