II Jéssica Ignot

EL MUNDO DE ORIZABA

 

Buscar que el hombre asuma una responsabilidad penal por el hecho de embarazar a una mujer que tiene la intensión de abortar, provocará en automático se criminalice a la mujer tal como lo contempla la ley antiaborto que está en proceso de armonización con los municipios, pero que aún no entra en vigor.

Grupos defensores de derechos humanos del estado y país, buscarán que la Comisión Nacional de Derechos Humanos emprenda una acción de inconstitucionalidad en contra de esta ley, pero se hará una vez que entre en vigor. Y es que aseguran fue aprobada cediendo a las presiones de jerarcas católicos y del mismo gobernador Javier Duarte.

Muchos se han pronunciado por una igualdad de responsabilidad entre mujeres y hombres en el tema del aborto, esto significa aceptar que la mujer asuma una pena y termine encarcelada.

 

Orizaba cometió un error

Aracely González Saavedra, coordinadora de la Asociación Civil Equifonía y defensora de los derechos sexuales de las mujeres dijo que es un gran error de los cabildos hacer sus aprobaciones para hacer la armonización de la ley.

“Pero en el caso de Orizaba es un error más grave que se haya invitado a un sacerdote a la sesión de cabildo, lo cual habla de que están ignorando el Estado laico, pero además están ignorando que en Orizaba las mujeres se enfrentan a problemáticas muy graves como es la violencia feminicida, el acceso a servicios de salud y de justicia para mujeres víctimas de violencia, en lugar de atender estos problemas toman decisiones que les va a afectar aún más”, comentó.

Señaló que en la ley antiaborto un hombre no puede tener una responsabilidad, el tipo penal se debe de eliminar para la mujer. Cuando una mujer por las circunstancias que sea se enfrenta a un embarazo no deseado, se tiene que garantizar que ella pueda acceder a servicios de salud gratuitos para poder interrumpir un embarazo.

Desde la organización Equifonía, dijo, consideran que es un grave error por parte de los Legisladores la aprobación de esta ley y que refleja diversas circunstancias, como el hecho de que obedezcan las instrucciones que les da el gobernador Javier Duarte, pero además instrucciones que les dan jerarcas católicos.

 

Otra preocupación

Itzia Miravete Veraza, defensora de derechos humanos, señaló que “la aprobación de la ley antiaborto se suma a la lista de preocupaciones que las y los ciudadanos tenemos respecto a Veracruz”.

No obstante el clima de violencia e impunidad, ahora se suma a la lista de poblaciones que serán agredidas y perseguidas las mujeres que quieran decidir con respecto a su propio cuerpo.

“Esta ley ha sido cabildeada desde hace un tiempo considerable y han optado por alinearse con la corriente duartista. Eso nos arroja que el Congreso e incluso los cabildos estén aprobando sin mayor complicación y discusión la ley propuesta por el cuestionado Duarte”.

La ley antiaborto no debe fincar responsabilidades a ninguna persona. A los hombres no y a las mujeres menos, pues el derecho a decidir sobre nuestra vida y cuerpo debe ser garantizada.

 

Responsabilidad al hombre

Leticia Guarneros, presidenta de la Asociación Civil Yoyolictzin consideró que el hombre también tiene una responsabilidad en el embarazo y como tal debería asumir una responsabilidad si la mujer decide abortar.

La ley antiaborto vulnera los derechos de las mujeres, y aunque apoya la vida dijo que ese está yendo al extremo de criminalizar a las mujeres que lo decidan. “Yo no promuevo el aborto, yo promuevo la vida, pero tampoco puedo ser justiciera con las mujeres que toman esa decisión”.