Vecinos afectados el viernes pasado con el desbordamiento del canal Virita pidieron que sea inspeccionado.

La jefa de manzana María Antonia Hernández Delgado dijo que cuando se fue la energía eléctrica cerca de las 21:00 horas, las turbinas de la presa dejaron de funcionar y toda el agua del canal se salió, lo que en consecuencia perjudicó a las viviendas.

De inmediato los vecinos empezaron a sacar el agua por medio de cubetas, sin embargo no se logró evitar que el lodo arruinara los muebles y el refrigerador, y por suerte no hubo pérdidas humanas.

“No se vale que estemos con el Jesús en la boca”, dijo, mientras mostraba las áreas de su casa que fueron dañadas por el líquido.

Pidió que las autoridades de Virita se encarguen de dialogar con los vecinos para que estén al tanto de las actividades y acciones de esta empresa, ya que este sábado se percibió alto el nivel del canal.

Asimismo, personal de obras del ayuntamiento de Orizaba se encargó se hacerle un quicio a la entrada de su vivienda para evitar que el agua vuelva a ingresar.

Por otra parte, la maestra Reyna Hernández, habitante de la colonia Modelo, de Río Blanco, se quejó de que en cada lluvia su casa se inunda.

Explicó que desde que arreglaron la calle cada vez que sucede una precipitación pluvial el líquido se llena en su patio y penetra hacia su casa.

Ayer tuvo que contratar los servicios de trabajadores particulares para destapar el drenaje que está en la acera junto a su inmueble.

 

II ABEL VALDEZ

EL MUNDO DE ORIZABA