En medio de la inconformidad de algunos grupos y la exigencia de cuentas claras, la sociedad de padres de la escuela Secundaria Técnica Industrial número 84 de Orizaba fue cambiada.

Y es que ayer en medio de una junta –realizada a primera hora–, algunos papás se inconformaron porque la rendición de cuentas del grupo saliente no fue específica y exigieron que se detallara a profundidad los gastos realizados durante el ciclo escolar pasado.

Los padres, entrevistados luego de este encuentro, indicaron que siempre habrá inconformidades cuando se maneja dinero y no hay claridad en el destino de los recursos, sin embargo, se prevé que en tres semanas pueda haber una nueva reunión para que se detallen cada uno de los gastos.

“Nosotros nos interesa que se aclare y que se siga trabajando, realmente lo que nos interesa más es que nuestro hijos aprendan y puedan salir adelante. Esta escuela se ha distinguido por tener buenos maestros y buena calidad en la enseñanza. Es también inclusiva. Nosotros nos interesa ver esto y que las cosas sigan marchando”, dijo una de las mamás que estuvieron presentes en el lugar.

De manera extraoficial, se supo que entre las inconformidades se resalta la inversión que hicieron en el techado que se hizo en la entrada, mismo que fue retirado del lugar.

Para conocer su versión de estos hechos, esta casa editorial buscó al director Rubén Calvo Montero, quien a pesar de haberse encontrado dentro del plantel educativo, no pudo ser localizado por el personal administrativo de esta escuela.

Cabe destacar que esta secundaria cuenta con una matrícula de un promedio de mil 200 estudiantes y ha sido reconocida en diferentes competencias y premios.

Esto a pesar de las dificultades a las que se ha enfrentado últimamente, lo que no ha demeritado en nada la calidad educativa de ese plantel tradicional en Orizaba.



De la Redacción