II Yamilet Gámez 

El Mundo de Orizaba


Su meta era trabajar en Estados Unidos para lograr reunir recursos económicos y construir una casa, a la visión del señor Nicolás Laurencio se unió su esposa y juntos buscaron la forma para llevar a sus tres hijos, en ellos surgió el deseo de regresar a México, sin embargo, los comentarios de su familia los desalentaron, pues les insistían en la falta de trabajo y la inseguridad que existe en el país y es debido a eso que por más de 20 años la familia Soriano de la Cruz vive en el condado de Orange, California.

El señor Laurencio, originario de Nogales, que se dedicaba al campo y a la construcción debido a la falta de oportunidades laborales, tomó la decisión de viajar como indocumentado a Estados Unidos, pero como no era suficiente el dinero que enviaba para mantener a sus tres hijos y construir su casa, su esposa, la señora Carmen también se trasladó al vecino país para contribuir económicamente, debido a que antes era fácil regresar a México; cada año buscaba visitar a sus hijos que se quedaron en México a cargo de su abuela. 

Con el tiempo ambos tomaron la decisión de juntar a la familia en Estados Unidos, pues conforme pasaron los años se complicaron los viajes de visita, primero por la cuestión económica y de la mano la inseguridad en la zona fronteriza, al llegar los hijos a Estados Unidos los gastos de renta, educación y alimentos se incrementaron, sin embargo, eso no fue motivo para que lograran construir su vivienda en su país de origen.

Pese a que lograron construir su patrimonio en México, los constantes comentarios que reciben de su familia sobre la situación económica y de inseguridad que se vive en la región tomaron la decisión de continuar viviendo en el extranjero, por lo que ven lejana la posibilidad de regresar a su natal Nogales.