Mixtla de Altamirano.- Las familias que viven en extrema pobreza, en el tercer municipio más pobre a nivel estado y el quinto a nacional, sobreviven con 50 pesos al día.

Se estima que en promedio una persona vive con cinco pesos al día.

Esos 50 pesos los gana un hombre en una jornada de campo en 12 horas, con los cual tiene que mantener a una familia de hasta 10 personas, incluyendo adultos mayores y niños. Es decir, una persona en extrema pobreza vendría a vivir con cinco pesos al día.

Lo anterior fue dado a conocer por la alcaldesa de Mixtla de Altamirano, María Angélica Méndez Margarito, quien señaló que hay un gran fracaso de la Cruzada Nacional contra el Hambre, pues la gente sigue viviendo en extrema pobreza y no hay un avance.

Señaló que la gente sigue padeciendo hambre, si bien les van, hacen dos comidas al día, si no sólo una. La dieta consiste en café de olla, tortillas, frijol, quelites o hierbas silvestres que cultivan, pero no hay para carne, ni leche, ni queso.

Los apoyos que el Gobierno municipal puedan dar, dice, resultan insuficientes para atender las necesidades de a gente porque además, requieren apoyos para atención médica, para traslados o para medicamentos y tratamientos.

El trabajo es escaso, los hombres se emplean hasta por 50 pesos al día en labores del campo o en la construcción, esos 50 pesos los destina para su gasto diario familiar. Y hay hasta diez integrantes por familia.

El municipio, a pesar de estar considerado dentro de la Cruzada Nacional contra el Hambre, no ha recibidos los beneficios que se dijo tendrían.

No hay drenaje ni agua potable, tan sólo dos de los cuatro barrios de la cabecera nacional tienen drenaje, los otros dos y las comunidades no.


¿Y la Cruzada?

“Es uno de los municipios que están dentro de los primeros nueve de la Cruzada, pero, ¿qué hacen con los proyectos o recursos? Se los dan a quienes ni siquiera están en la Cruzada, que no tienen marginación, nada más porque desde “arriba” deciden darlos por relaciones políticas”, denunció.

En el primer año de la Cruzada, dice, ni un solo proyecto productivo se aterrizó por parte de la Sedesol. En el segundo año, dice, sólo llegaron 100 baños ecológicos, lo que provocó un conflicto social debido a que son alrededor de 3 mil familias en los cuatro barrios del municipio y los 100 baños que llegaron fueron insuficientes, por lo que se determinó asignarlos mediante sorteos.

En 2014, dijo, se vino una epidemia de hepatitis en el municipio a consecuencia de que no hay drenaje, sólo fosas sépticas y cuando llueve, toda la contaminación y suciedad se escurre.

“Es lamentable que el programa de la Cruzada no funcione; nada más hicieron censos y anduvieron prometiendo un montón de proyectos, y vivienda, y aquí no han llegado”, comentó.

Mixtla de Altamirano ha sido marginado por las mismas autoridades estatales y federales, no le han puesto atención. Y aunque se han hecho gestiones de vivienda ante Sedatu o CDI, apenas se han logrado aterrizar unas 100 para igual número de familias.

“Parezco limosnera porque dos días me dedico a atención ciudadana y el resto de los días a tocar y tocar puertas para que me puedan dar los programas”, concluyó.


Jéssica Ignot/EL MUNDO DE ORIZABA