Usar el patrimonio de los veracruzanos no es la solución para cubrir las deudas que el gobernador Javier Duarte tiene, pues se pueden buscar otras opciones que no involucren la riqueza patrimonial del estado, manifestó el vocero de la Diócesis de Orizaba, padre Helkyn Enríquez Báez.

"No es válido que para pagar una deuda contraída a lo mejor por un manejo inadecuado de las finanzas, se deshaga del patrimonio que pertenece a los veracruzanos. Yo creo que hay que revisar qué está pasando para ver si se puede recuperar del dinero que esté por ahí escondido, perdido", manifestó Enríquez Báez.

Pero –aclaró– si el gobierno estatal pretende salir con las manos limpias y que se hable bien de la administración, debe aclarar las cuentas, "de forma personal si hay algunos bienes que se han adquirido de modo inadecuado, de esos sí se puede disponer, (pero) que se disponga de los bienes de los particulares, no de los veracruzanos", apuntó el padre.

Enríquez Báez dijo que también los empresarios, con sus impuestos pagan para favorecer el desarrollo de infraestructura, la cual enriquece el turismo; por lo tanto, no se debe disponer de bienes inmuebles que no sólo son patrimonio del gobierno, sino de todos los veracruzanos.

Helkyn Enríquez salió así al paso de las declaraciones del Gobernador, en el sentido de que pretende donar Casa Veracruz y ceder otros inmuebles, como el World Trade Center y el Velódromo, al IPE.

Yamilet Gámez/El Mundo de Orizaba