II Agencia Reforma


CDMX.- Tras más de 6 meses en busca de empresas fantasma presuntamente vinculadas con el exgobernador Javier Duarte de Ochoa, el SAT sólo ha recuperado 6 mil 422 pesos, y parece que será imposible encontrar más recursos.

La semana pasada, un notificador del SAT se presentó en el domicilio fiscal para requerir documentos de las empresas, pero nadie había oído escuchar de Cymaned, cuyo domicilio está en la calle Santo Domingo, colonia Formando Hogar, del puerto de Veracruz, al igual que el de Mogarver y Comersil.

Las acciones contra las empresas fantasma han estado a cargo de la Administración de Fiscalización Estratégica del SAT, pero los procedimientos son lentos y complejos, pues se requiere colaboración de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para recabar información financiera antes de fincar los créditos fiscales.

Por ejemplo, Mogarver y Comersil fueron visitadas por notificadores del SAT en junio y julio de 2016, para requerirles información, pero fue hasta febrero de 2017 cuando se dictaron los embargos.

Las empresas fantasma vinculadas con Javier Duarte operaron sin problemas en la sucursal de BBVA Bancomer que da servicio al Gobierno de Veracruz.

Contratos y estados de cuenta obtenidos por el SAT indican que al menos cuatro empresas de papel crearon sus cuentas en la sucursal 0834 de Bancomer denominada Empresas y Gobierno Veracruz, ubicada en el centro del puerto, donde las dependencias oficiales realizan sus transacciones.

Denlyk Importadora, Cymaned, Comersil y Mogarver abrieron sus cuentas de cheques en esa sucursal y entre 2012 y 2013 recibieron depósitos por cerca de 500 millones de pesos, que de inmediato eran retirados.

La cuenta de Denlyk, por ejemplo, fue abierta el 23 de julio de 2012, firmando como representante de la empresa Juan Manuel Hidalgo del Moral y Román Alvarado Hernández, quien según publicaciones periodísticas también era socio en otras empresas fantasma que recibieron recursos públicos.

Por Bancomer firmó Alicia Córdova García. Se desconoce si el banco envió a la CNBV reportes sobre operaciones relevantes o sospechosas de estas empresas, cuyas actividades salieron a la luz pública a mediados de 2016.