César Carrillo

El Mundo de Orizaba 


En medio de un acto cívico religioso representantes del asilo Santa Isabel, religiosas y autoridades municipales así como el obispo Eduardo Cervantes se develó una estatua en honor a Santa Teresa de Jesús Jornet, fundadora de la orden de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, considerada patrona de la ancianidad. 

Esta representa la segunda escultura religiosa que la administración de Juan Manuel Díez Francos dispone en espacios públicos de la ciudad, seguida de la estatua San Miguel Arcángel que fue colocada frente al Palacio de Hierro y criticada después por sectores sociales. 

Según Sor Concepción Valdivia, miembro de la comunidad del Asilo Santa Isabel, Santa Teresa de Jesus Jornet nació el 9 de enero de 1843 en un pueblo de Cataluña en el seno de una familia cristiana. 

Desde temprana edad sintió vocación por ancianos indigentes excluidos de la sociedad. 

“Sor Concepción Valdivia muere dejando fundadas 103 casas  y habiendo formado más de mil religiosas para la misión encomendada, el 27 de abril de 1958 fue beatificada, y el 27 de enero de 1964 fue canonizada solemnemente”, afirmó. 


Llegan a Orizaba

en el año 1910 

Desde el año de 1989  Santa Teresa de Jesús Jornet es considerada patrona de la ancianidad en México, sin embargo la orden de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, fundadora del asilo Santa Isabel llegó a Orizaba desde el 13 de junio de 1911.

Actualmente esta orden da atención a más de 20 mil ancianos en casas que son sostenidas por la caridad.