Gisela Hdez. Muñoz

El mundo de Orizaba


Con vibrante energía y entrega total, la Orquesta Clásica de Orizaba (OCO), realizó su Concierto de Música Mexicana de la Orquesta en el teatro Ignacio de la Llave.

Con arreglos de Mateo Oliva y del director de la orquesta Armando López Macip, la OCO presentó a los asistentes valses, polcas, popurrí y grandes obras maestras de la música mexicana.

En su intervención el maestro López Macip, frente a un recinto lleno, dijo que el teatro es una gran tradición y los antepasados han mantenido la cultura unida al progreso y así se destaca la ciudad.

Mencionó que hay una gran diversidad en la música y está presente con valses europeos con toques mexicanos.

La polca Carmela, que por primera vez fue para la mujer de Porfirio Díaz, en esta ocasión la dedicó a las jóvenes de intercambio de Inglaterra que estaban entre el público.

La participación del público fue extraordinaria con aplausos y coros.

Un popurrí puso a los asistentes a aplaudir al ritmo de las notas musicales y una voz muy tenue surgió de las gargantas de todos, pues la Orquesta les dio la entrada para cantar, “Veracruz” de Agustín Lara.

Con el Danzón número 2 de Alejandro Márquez, más de uno llevo el ritmo entre sus dedos, sus pies, inspirados en la pasión del artista.

Para el cierre, el Huapango de José Pablo Moncayo, era la melodía esperada para la noche de música mexicana; pero una sorpresa dejó a los asistentes encantados con la magnífica interpretación de melodías del cantautor Juan Gabriel.